Pasar al contenido principal
x
Usuarios catalogaron el cambio de uniforme en Hooters como “innecesario” al alegar que se está llegando a la extrema sexualización de las empleadas.

Empleadas de Hooters se quejan por usar uniformes que parecen ropa interior

Israel García Reyes

“Parecen ropa interior”, denunciaron trabajadoras de Hooters, la cadena de restaurantes estadounidenses, al recibir su nuevo uniforme: unos “shorts” que no alcanzaban a cubrir la pierna y, en algunos locales, incluso parecían “tangas”, según las fotos que subieron a redes sociales.

Algunos usuarios respaldaron esta denuncia y catalogaron el cambio como “innecesario” al alegar que se está llegando a la extrema sexualización de las empleadas, en tanto otros aseguran que “no se puede esperar más de un lugar como Hooters”, alegando que el decidir trabajar ahí conlleva aceptar las condiciones de estos establecimientos.

“Me parece gracioso que algunas mujeres dicen ‘oh, ¿nos estás objetivando sexualmente?’... ¿no solicitaste el trabajo sabiendo lo que tienes qué ponerte?, de todas formas, a algunas chicas les gusta la atención”, comentó el usuario eric_hurwitz.

En tanto, LuvzCandy86 agrega: “Todos saben que Hooters es sobre sexo y comida, han tenido ese concepto desde siempre”.

Algunos alegaron que las empleadas pueden renunciar en cualquier momento, pero secretly_a_mess comentó: “Algunas personas no se pueden dar el lujo de renunciar. Estamos en medio de una pandemia y la gente tiene impuestos qué pagar. La mayoría de los lugares que dicen estar contratando, no lo están o están llenos de solicitudes”.

Después de la denuncia, usuarios debaten si se trata de sexismo; mientras, situaciones similares ocurren en otros empleos y hasta en el deporte profesional.

Cabe recordar que se han presentado polémicas en donde la vestimenta de las mujeres las “obliga” a mostrar su cuerpo dentro del ámbito laboral y deportivo, como ocurrió en las Olimpiadas 2020 que tuvieron lugar en Tokio, Japón.

Por ejemplo, las gimnastas alemanas decidieron que, en sus pruebas de clasificación, vestirían trajes de cuerpo entero con el fin de sentirse cómodas durante sus actuaciones.

A su vez, el equipo de handball noruego fue multado por la Federación Europea de Balonmano con 150 euros por cada jugadora al negarse a usar un bikini ceñido en sus partidos.

 

FOTO: Mediotiempo