"Oaxaca debe ser cuna de emprendedores"

ARCHIVOARCHIVO

Una cultura empresarial ayudaría a los jóvenes para formalizar sus proyectos personales

El anhelo de iniciar un negocio propio y ser el jefe es, en teoría, el inicio de un sueño empresarial.

Empero, en la cotidianidad, el emprendimiento llega a ser parte de la economía informal.

"Si no se da el siguiente paso, ¿cómo vamos a tener un futuro digno?", cuestiona Osmar Gijón Rodríguez, Premio Estatal de la Juventud 2017.

El activista y conferencista expone que las instituciones de los tres órdenes de gobierno se han concentrado en ofrecer políticas públicas y preparación sobre el emprendimiento.

"Aunque a veces no tienen ni idea de lo que es", lamenta, sin informar a la juventud y nuevas generaciones cómo no llegar a ser parte del 80 por ciento de trabajadores informales de Oaxaca.

"Eso es lo que se necesita para que los jóvenes podamos hablar de tener un futuro digno, desgraciadamente sólo pensamos en el hoy y el ahora pero no analizamos que tenemos que aterrizar e ir más allá en nuestras ideas para no sufrir carencias en nuestra vejez", menciona el también presidente del Consejo Nacional de Voluntariado.

Refiere que las autoridades deben orientar el emprendimiento hacia la cultura empresarial para que los jóvenes que inicien en ello puedan formalizar y ofrecer trabajos formales, que les garanticen sus derechos laborales y la posibilidad de poder vivir con una pensión en un futuro.

"Hoy vemos que muchos adultos mayores no tienen ni un peso. Es importante que nos interesemos por nuestro futuro y buscar tener estabilidad en el futuro", refiere.

Señala que el orientar el emprendimiento hacia el sector empresarial garantiza no sólo una vida digna para el actor sino para toda la entidad.

"Oaxaca tiene fama de ser cuna del emprendedor y las autoridades se vanaglorian de ello pero debemos buscar ser cuna de empresarios."

Dando las herramientas necesarias, señala, se puede atacar la informalidad laboral, los bajos ingresos, y la vida académica de la entidad.