Duplicaría abstención costo del voto en Oaxaca

Conteo de votos, inversamente proporcional al costo de la elección

El Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) destinará casi 200 millones de pesos para el financiamiento ordinario y de campañas de los partidos políticos para las próximas elecciones del 1 de julio.

Entonces, si recurrimos a que el Instituto Nacional Electoral (INE) contó hasta el mes pasado un total de 2 millones 817 mil 451 oaxaqueños registrados en la lista nominal, es decir, ciudadanos con su credencial para emitir su voto, se puede definir que, en promedio, cada sufragio tendría un valor de casi 71 pesos.

Claro que, llegado el momento de votar, la cifra invertida en cada habitante podría modificarse.

En detalle, en las elecciones del 2016 para elegir Gobernador, el IEEPCO invirtió para el financiamiento público de los partidos 198 millones 841 pesos y del universo de votantes oaxaqueños solamente 1 millón 639 mil 020 ciudadanos ejercieron el sufragio, es decir, cada voto efectivo tuvo un valor de 121 pesos.

Si bien esta cifra de votación que representó un porcentaje del 58.9 es baja a comparación del número de personas que pudieron ejercer su voto, algo cierto es que se observó una mayor participación ciudadana a comparación de las elecciones del 2010, cuando fue electo Gabino Cue Monteagudo como Gobernador.

En ese año, la abstención fue de hasta 66.32 por ciento, es decir sólo 1 millón 464 mil 237 personas acudieron a las urnas, lo que representó un 44 por ciento de la inversión oficial en el periodo electoral, pues con un financiamiento relativamente bajo de 94 millones 376 mil 234 pesos, cada sufragio representó un gasto de 64 pesos.

Ahora bien, a nivel federal en el año 2006 cuando el panista Felipe Calderón Hinojosa ganó las elecciones a Presidente de la República, el INE destinó a los partidos 2 mil 308 millones 602 mil 613 pesos, que se reflejó en 41 millones de votantes; es decir, cada sufragio costó poco más de 55 pesos para el 58 por ciento de quienes ejercieron su voto.

Seis años después, la participación ciudadana aumentó en un 63.14 por ciento de ciudadanos que acudieron a las urnas y le dieron, en su mayoría, el triunfo a Enrique Peña Nieto. En ese año el INE destinó 5 mil 444 millones 875 mil pesos y cada voto representó, en promedio, la inversión de 110 pesos.

Para las elecciones del pŕoximo 1 de julio, el órgano electoral asignó un financiamiento de 6 mil 745 millones 936 mil 684 pesos al gasto ordinario y de campaña a los partidos políticos, asimismo con un registro de 87 millones 308 mil 602 votantes se deduce que el voto efectivo que los ciudadanos destinen a algún candidato a la Presidencia de la República estaría costando a la Federación poco más de 77 pesos.