Cuidado con el cambio climático en Oaxaca

Durante el día, las altas temperaturas golpean a los oaxaqueños

La madre Tierra pelea contra la mano del hombre; las fuertes lluvias y heladas atípicas son resultado de la estrategia natural del medioambiente para combatir el daño que el calentamiento global está forjando en las raíces del orbe.

Oaxaca se localiza en una franja entre el Océano Pacífico y el Golfo de México; esta situación convierte a la entidad en presa fácil de espontáneos vientos y huracanes, y la posiciona como la más vulnerable del país, ante los efectos que provoca el daño ambiental.

"Aquí convergen los vientos; es una zona de paso de vientos donde se forman huracanes, entonces las variaciones climáticas son muy marcadas y con eventos hidrometeorológicos extremos", explica la presidenta del Comité Técnico de Cambio Climático de Oaxaca, Tzinnia Carranza, quien pone en la mesa la peligrosa situación, y advierte que estos fenómenos ya son implacables.

Lluvias atípicas

El hecho de que por las mañanas y hasta las cuatro de la tarde el calor se sienta infernal en Oaxaca, y minutos después soprendan a la población fuertes vientos o tormentas eléctricas, son fenómenos a los que los habitantes tendrán que acostumbrarse.

"Lo que sucede es que cuando se eleva la temperatura promedio del planeta, la tierra trata de compensar y entonces se generan vientos que tienen constantes movimientos; se generan por las bajas y altas presiones: tormentas, lluvias, sequías, son los efectos de que la temperatura promedio del planeta se eleve, es un mecanismo de la misma tierra para tratar de compensar y se generan todas estas cosas que son atípicas", abunda la profesionista ambiental.

Tzinnia Carranza alarma que hoy en día ya no es garantía la entrada de las estaciones del año para pronosticar el tiempo, pues los daños que se le han hecho a la tierra ya han cobrado las alteraciones definitivas de los climas.

Las lluvias atípicas encuentran espacio ante el cambio climático

"Antes era muy fácil para los agricultores saber cuándo iba a llover, cuándo iba a haber sequía; y eso les permitía programar muy bien cuándo y qué especies tenían que sembrar; ahora es imposible. No saben si va a llover o no va a llover, y lo que pasa es que son periodos de sequía muy largos y de repente todo lo que tenía que haber llovido cae en un sólo día; entonces es una situación que no se puede predecir, se tiene una idea de lo que puede pasar, pero no es un hecho".

Peligrosa intensidad

Explica que estos fenómenos, además de que no van a detenerse, van a forjar mayor intensidad. "Es un hecho, las variaciones climáticas van a ser mayores, en la medida que siga aumentando la temperatura en el planeta, los efectos climáticos van en aumento e intensidad", señala.

La profesionista en la materia expone que debido a la geolocalización del estado de Oaxaca y la vulnerabilidad de su población, fauna y flora, las autoridades en lo que deben trabajar, es en la adaptación.

"El cambio climático se ha dado de forma lenta, lo cual permite que varias especies se vayan adaptando a un nuevo habitat y que, lamentablemente, otros más, mueran. Aquí, lo que tenemos que hacer es trabajar en la adaptación, es decir, volvernos menos vulnerables y el riesgo será menor".

El Comité de Cambio Climático de Oaxaca denuncia que la Secretaría del Medio Ambiente, Energías y Desarrollo Sustentable, que funge como Secretaría Técnica en la Comisión Intersectarial de Cambio Climático, ha sido omisa para trabajar en las estrategias destinadas a preparar a Oaxaca ante las variaciones climáticas que le deparan.

Faltan políticas de cambio climático

El comité del cambio climático exige la creación de estrategias gubernamentales para hacer frente a las adversidades ambientales

"Necesitamos que haya una política de cambio climático, se tienen que impulsar programas, normas, reglamentos, es muy importante que el estado tenga líneas para disminuír la vulnerabilidad en la que nos encontramos; la población, su fauna y su flora están en riesgo y eso hay que entenderlo; aquí en la capital hay mucho riesgo de inundación", exige Tzinnia Carranza.

Asimismo, hace un llamado a la ciudadanía a tomar conciencia sobre la importancia del medioambiente y la crítica situación que conllevan los daños causados a éste.

"En Oaxaca es muy común que la gente queme su basura y eso es un efecto del gas invernadero; las aguas negras, si tú te das cuenta, la mayoría de los ríos está contaminada por aguas negras; también es el transporte, porque genera la mayor parte de gases de efecto invernadero; la gente tiene que lleva a verificar sus vehículos y los camiones viejos de la capital tienen que quitarlos", concluye.