"Volteen a la Costa", pide arzobispo electo de Oaxaca

ARCHIVOARCHIVO

Vázquez Villalobos dijo que ha pedido a los damnificados animarse y no estar tristes por su partida

A un mes del terremoto de magnitud 7.2, el arzobispo electo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos demandó a los gobiernos federal y estatal poner la mirada en la región de la Costa y destinar recursos financieros para la reconstrucción de miles de viviendas afectadas, especialmente en comunidades mixtecas y afrodescendientes.

“Como no hubo personas fallecidas por el sismo, piensan a lo mejor que la gente no está tan dada a la desgracia”, asentó.

En entrevista, el administrador apostólico de la Diócesis de Puerto Escondido, sostuvo que las administraciones federal y estatal “necesitan mirar la realidad” de las comunidades, porque los damnificados difícilmente podrán levantarse sin su intervención.

“Si no reciben un apoyo del Fonden o de otros programas, no podrán tener otra vez una casita techada o un lugar donde estar y no podrán salir de esa realidad”, asentó.

Además, destacó que la mayoría de los damnificados en las comunidades indígenas y afrodescendientes de por sí se encuentran en la marginación y en la pobreza.

“Son comunidades que siempre han estado en la pobreza, es gente que siempre ha sido pobre. Por eso, su casita que no estaba fuerte, bien cimentada, se vino abajo. Y son miles las que están afectadas”, señaló.

Resaltó que si bien los damnificados confían siempre en la protección de Dios para salir adelante, requieren necesariamente de la ayuda gubernamental.

“No dudan de que siempre estará ahí para iluminarlos y darles fortaleza, de eso, no dudan, pero sí dudan de que alguien les tienda la mano”, acotó.

Por esto, observó  que los gobiernos federal y estatal necesitan tender esa mano a los miles de damnificados para poder salir de esta situación difícil.

“Nuestra gente tiende la mano al vecino, una comunidad tiende la mano a la de al lado, pero necesitan que el gobierno les tienda la mano”, insistió.

Ante esta situación, subrayó que se encuentra triste por su inminente partida de la Diócesis de Puerto Escondido porque dejará a los damnificados en estos momentos de dolor, para asumir el arzobispado de Antequera-Oaxaca.

“Me encariñé con el pueblo; me duele mucho verlos llorar en estos momentos de dolor, cuando me he despedido. Me duelen mucho sus lágrimas, pero no puedo hacer nada, porque tengo que seguir la voluntad de Dios y caminar hacia adelante”, asentó.

Vázquez Villalobos dijo que ha pedido a los damnificados animarse y no estar tristes por su partida, porque está por llegar el nuevo obispo de la Diócesis de Puerto Escondido, quien seguramente acompañará estas vivencias de fe en medio de la desgracia.