¿Sabías cuál es el origen de los Paseos Florales Juárez El Llano en Oaxaca? Acá te lo contamos

El fervor hacia el señor de Tepeaca que se encontraba al interior de una ermita, lugar de oración, en lo que ahora es la preparatoria número 2 y 6 de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oxaca, dio origen a lo que hoy se conoce como los Paseos Florales de los viernes del Llano.

En los años de 1690 y 1700 quienes habitaban los barrios de San Juan, Trinidad de las Huertas, La Defensa y Consolación vendían flores a los creyentes que las ofrecían a la santa imagen.

En los Llanos de Guadalupe, hoy Paseo Juárez El Llano, decenas de comerciantes ofrecían rosas y claveles a los creyentes que acudían a la ermita, construida en el año de 1522, para pedir un milagro.

La mayor devoción hacia el señor de Tepeaca se registró en el siglo XVIII, especialmente durante la semana mayor, detalló Jorge Bueno cronista de la ciudad de Oaxaca.

Tras la creación de la Universidad Benito Juárez en 1827, la Federación Estudiantil Oaxaqueña tomó la tradición junto con otras instituciones educativas.

Con el apoyo de la Academia Oaxaqueña, el Colegio Cientifico de Antequera, el Verbo y la Unión y Progreso fue posible organizar los viernes del Llano transformando la costumbre en tradición.

En mutuo acuerdo,  la directiva de este organismo y demás centros educativos seleccionaban a la estudiante más agraciada, a quien desde entonces se nombró madrina de los Viernes del Llano.

Pero los problemas para seleccionar a una ganadora terminaron por excluir del concurso a todos los centros educativos, así a principios del siglo XX (1901) la universidad adoptó la tradición en su totalidad.

Cada año este evento se desarrollaba en la explanada frente a la Iglesia de Guadalupe, sin embargo con la llegada de comerciantes que integraban la verbena popular la sede se vio alterada.

El recorrido que acostumbraban a realizar las jóvenes estudiantes era de norte a sur, incluso por su convocatoria se extendía entre los andadores del jardín.

Las modificaciones que presentó la zona de los Llanos de Guadalupe también afectaron la tradición. Este nombre lo conservo hasta 1812, cuando se colocó una fuente instruida por Morelos y cambió su nombre a Llano Nezahualcóyotl, que se mantuvo hasta 1855.

Ese mismo año el 15 de septiembre fue inaugurada una estatua de Benito Juárez García en este lugar. En 1872 un decreto gubernamental ordenó la construcción de un parque con el nombre del benemérito de las Américas con una estatua en el centro.

Así en la actualidad los paseos florales de los Viernes del Llano se realizan en la rotonda de Benito Juárez, donde decenas de señoritas caminan para recibir flores.

En el año de 1953 con la destrucción la ermita que resguardaba al señor de tepeaca se procedió con la construcción de la escuela preparatoria, por órdenes del entonces gobernador interior Joaquín Amaro el 23 de mayo de 1958 hizo de la escuela una realidad.