Asegura investigadora de la UNAM en Oaxaca, que ley de Seguridad atenta contra libertad de expresión

Afirma experta en derechos humanos
MARIO JIMÉNEZ LEYVAMARIO JIMÉNEZ LEYVA

Ver a los militares en las calles con armas al ristre, limita todo tipo de pensamiento, manifestación o expresión, dice.

La iniciativa de ley de seguridad interior que aprobó el Senado de la República atenta contra la libertad de expresión y derecho a la información porque militariza el país, afirmó la Doctora en Ciencias Sociales de la Universidad París, Francia, y coordinadora de la Cátedra Unesco de Derechos Humanos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Gloria Ramírez Hernández.

Al dictar la conferencia Avances y retrocesos de los derechos humanos en México 1948-2017, organizada por la Comisión Permanente de los Derechos Humanos de la 63 legislatura manifestó que ver a los militares en las calles, con armas al ristre, limita todo tipo de pensamiento, manifestación o expresión.

“Pero además puede haber intromisiones en los medios de comunicación, en todos incluso los electrónicos, con el pretexto de la seguridad pública; por eso los expertos en medios de comunicación y derechos humanos, como el Alto Comisionado de la ONU advierten que es un riesgo muy grave para el país”.

Comentó que los relatores que visitaron México declararon que la violencia en contra de los periodistas en México es tan alta o peor de lo que ocurría hace siete años, cuando vinieron en otra misión especial.

 

Ellos convocaron a periodistas, defensores de derechos humanos, partidos políticos, organizaciones civiles y demás, a ir en contra de la ley que se pretende aprobar para legalizar la presencia del Ejército en las calles; militarizar la estrategia de seguridad interior en México representa riesgos reales para todos, incluyendo a los periodistas.

 

Añadió que los relatores de la libertad de expresión de la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos manifestaron que una dinámica que no ha funcionado en contra del narcotráfico, no puede aplicarse para combatir la inseguridad del país.

 

“Realmente estamos en una situación muy grave, porque es grave que asesinen a periodistas, pero lo más grave es que no se haga nada. Todos los relatores subrayan que la impunidad alienta a los transgresores de la ley y no solo en este caso, sino en los feminicidios, agresiones a los defensores de los derechos humanos, corrupción, etcétera.

 

Ramírez Hernández manifestó que los mismos relatores dieron a conocer que más del 50 por ciento de las denuncias por agresiones a periodistas y defensores de derechos humanos presentadas es contra agentes del estado, sobre todo en el ámbito local, y pese a que se identifica a los autores no se actúa, “el que tiene que salir corriendo muchas veces es el defensor o el periodista”.