La NASA descubre un nuevo planeta inhóspito, Kepler-90i

La inteligencia artificial permitió descubrir un octavo exoplaneta en un sistema estelar lejano, el primero en contar con el mismo número de planetas que los que orbitan alrededor de nuestro Sol, anunció ayer la NASA.

Este nuevo exoplaneta rocoso bautizado como Kepler-90i es 30% más grande que la Tierra y fue detectado alrededor de Kepler-90, una estrella similar a nuestro Sol que se encuentra ubicada a 2 mil 545 años luz de nuestro planeta.

“El sistema estelar Kepler-90 es una versión en miniatura de nuestro sistema solar con pequeños planetas en su interior y grandes planetas en el exterior, pero estos están mucho más apretados”, explicó Andrew Vanderburg, astrónomo de la Universidad de Texas y líder de la investigación.

Otro planeta de este sistema, el Kepler-90h, se encuentra en una órbita a la misma distancia de su estrella que la Tierra del Sol, precisó la NASA.

Este es el único sistema solar de ocho planetas que se ha encontrado como el nuestro, hasta ahora.

Anteriormente, nuestro sistema tenía nueve planetas, pero Plutón fue catalogado como planeta enano en 2006 por la Unión Astronómica Internacional, una clasificación que todavía permanece.

Nuevas herramientas. El descubrimiento confirma a la inteligencia artificial como una ayuda prometedora para hallar algunas de las señales más débiles de planetas distantes, aseguraron los investigadores.

Cuando un planeta pasaba frente a su estrella, se producía una disminución del brillo, luego Google utilizó esos datos recopilados para desarrollar su programa de inteligencia artificial, que se enfoca en señales planetarias débiles, tan débiles y numerosas que los humanos tardarían siglos en examinarlas.

Aunque las máquinas se han usado antes en la búsqueda de planetas fuera de nuestro Sistema Solar, se cree que es la primera vez que una red neural artificial como esta es utilizada para hallar un nuevo planeta.

Los científicos buscan aplicarla a más de 150 mil estrellas que Kepler ha analizado durante cuatro años.

“Este es realmente un descubrimiento emocionante y lo consideramos como una prueba exitosa del concepto de usar redes neurales para identificar planetas, incluso en situaciones difíciles donde las señales son muy débiles”, dijo Christopher Shallue, ingeniero de desarrollo de software en Google.

La investigación, publicada en la revista Astronomical Journal, no dejará fuera del negocio a los astrónomos, los ayudará a aumentar su productividad e impacto.