Bloquea Sección 22 a maestros idóneos de Oaxaca

Hicieron el examen de evaluación que dispuso la SEP y tras resultar idóneos, los profesores quedaron desamparados por negligencia del IEEPO.

Profesores que resultaron idóneos en la evaluación de promoción a cargos de dirección en distintos niveles educativos, que realizó el Instituto de Educación Pública del Estado de Oaxaca (IEEPO) el pasado 6 de mayo, hasta la fecha no reciben la nueva adscripción a sus centros de trabajo por la oposición de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) a reconocer sus derechos.

Por tal motivo los afectados presentaron una queja ante la Defensoría de los Derechos Humanos de los Pueblos de Oaxaca, a fin de solicitar al IEEPO se trasparente la selección de adscripción de los centros educativos de los distintos niveles de dirección y de docentes en el estado.

Además de que se sancione a los funcionarios que han violado el artículo tercero de la Constitución, la Ley del Servicio Profesional Docente y la ley general y estatal de educación.

También piden solución definitiva a los resultados de idoneidad en la evaluación de desempeño docente y de promoción a cargos de dirección y que se brinde la atención requerida en materia educativa.

En su escrito de queja, manifiestan que a partir de su decisión de participar de manera voluntaria en el examen de evaluación de desempeño docente han sufrido un hostigamiento atroz en las redes sociales y ante los padres de familia, “señalándonos de traidores, entreguistas, gusanos al servicio del gobierno y demás adjetivos despectivos como consecuencia de acatar lo que dice la ley en materia de la reforma educativa, por lo que hemos recurrido a las instancias del mismo IEEPO para que proceda conforme a la ley, sólo que en lugar de dar un castigo ejemplar, la autoridad educativa local maquilla una sanción, con tal de no hacer enojar a quienes en los hechos siguen teniendo la rectoría de la educación en el estado de Oaxaca”.

Subrayaron que lejos de obtener la promoción a los niveles de dirección o supervisión, los participantes han sido obligados a retirarse de los centros de trabajo donde prestaban sus servicios, en algunos caso de manera violenta.

“Nos cambian de centro de trabajo de manera arbitraria, nos impiden entrar a los nuevos lugares de adscripción, utilizan a los padres de familia para estigmatizarnos y el IEEPO es cómplice de todas estas arbitrariedades”.