Banco de Alimentos llega a damnificados de Oaxaca

REPARTE VÍVERES EN REGIONES

Los donativos listo para entregarse

El Banco de Alimentos de Oaxaca (BAO) entregó 350 toneladas de víveres a damnificados que dejaron los sismos del 7 y 19 de septiembre, así como por las lluvias torrenciales, en municipios de las regiones del Istmo de Tehuantepec, la Mixteca, la Cuenca del Papaloapan y las sierras Norte y Sur.

El presidente del Consejo Directivo de esa organización altruista, Gerardo Gómez Tort informó que el BAO pudo ofrecer apoyo a los afectados ante las donaciones de las compañías multinacionales H-E-B, Nestlé, Danone y Kellog’s, así como de los demás bancos asociados del país.

Explicó que las compañías multinacionales recurrieron al BAO para garantizar la transparencia en la entrega de los apoyos a los damnificados y coordinar la logística.

 

350 toneladas de víveres a damnificados que dejaron los sismos del 7 y 19 de septiembre

 

Mencionó que un primer tráiler de víveres fue entregado a los afectados de Juchitán de Zaragoza, Unión Hidalgo, Santo Domingo Zanatepec, San Dionisio del Mar, Santo Domingo Chihuitán y Santiago Laollaga.

Un segundo tráiler –anotó–, fue enviado a San Francisco Ixhuatán para repartir la ayuda humanitaria en San Francisco del Mar, Cerro Grande, Vergel del Maíz, El Morro y Río Viejo.

Detalló que la ayuda humanitaria fue entregada igualmente en Santa María Yahuive y San Jacinto Yaveloxi, perteneciente al municipio de Santiago Choapan.

Mientras tanto, otro donativo se canalizó a San Lorenzo Jilotepequillo, perteneciente a la municipalidad de Santa María Ecatepec.

Expuso que también se remitió ayuda humanitaria a San Pedro y San Pablo Ayutla y en diferentes comunidades de la Mixteca.

Destacó que los víveres fueron entregados directamente a los damnificados y en coordinación con las parroquias de las regiones afectadas, para evitar deshonestidad y rapiña.

De este modo, agradeció a las compañías multinacionales y a los bancos asociados del país por confiar en el BAO, para atender a los damnificados.

Incluso, Gómez Tort dijo los conductores de los tráileres de la compañía multinacional H-E-B, con sede en los Estados Unidos, manejaron entre 50 a 60 horas para llegar a las zonas afectadas.