Abandono y saqueo en autopista a la Costa de Oaxaca

MARIO JIMENEZ LEYVAMARIO JIMENEZ LEYVA

Saqueadores de material actúan en la impunidad, ante el abandono de la vía

MARIO JIMENEZ LEYVAMARIO JIMENEZ LEYVA

Los burros son los que aprovechan el camino, dice don Ángel

MARIO JIMENEZ LEYVAMARIO JIMENEZ LEYVA

Materiales pétreos y fierros son saqueados por gente ajena al lugar

SANTIAGO YOGANA, Ejutla de Crespo, Oaxaca.- La frustrada intención de detonar el desarrollo de Oaxaca, con la apertura de vías rápidas de comunicación, también se nota de este lado de la entidad; no hay diferencia entre el sentir de los pueblos istmeños con los que se resisten a perder la esperanza de que, en algún momento, se logrará enlazar a la capital con la región Costa en el menor tiempo posible.

En julio de 2006 y a pesar de la resistencia del gobierno federal, el mandatario estatal Ulises Ruiz Ortiz concreta la iniciativa de construir, a través de una concesión local, la carretera que comunicaría a la capital con la Costa oaxaqueña por la ruta más corta y factible.

La idea de que en 2 horas y media, el turismo podría disfrutar de los atractivos de Puerto Escondido y comunidades playeras circunvecinas, generó expectativas que hoy, se han convertido en resentidas quejas.

Para saber
Inversión total de la autopista:  6,607 millones de pesos
Inversión necesaria para terminarla: 3,607 millones de pesos
Longitud de terrenos de Santiago Yogana que ocupa la autopista: 11.35 kilómetros
Habitantes de Santiago Yogana: 1,400
Longitud de terrenos de San Vicente Coatlán que ocupa la autopista: 13.5 kilómetros
Habitantes de San Vicente Coatlán: 3,731

 

Oaxaca no es ICA, reclaman

Los habitantes de Yogana saben que lo más valioso en un ser humano es la palabra, la misma que dejó de cumplirse cuando la última empresa concesionaria, Dipesa S.A de C.V, creada por Ingenieros Civiles Asociados (ICA), deciden suspender los trabajos en abril del 2015, lo que arroja a la fecha pérdidas incalculables.

Valentín Hernández Méndez, ex presidente municipal de esta comunidad, denunció que el gobierno estatal detuvo –en 2016- la obra por la que se suministraría agua potable al Barrio Arriba, de esta comunidad, acción que forma parte de las contraprestaciones adicionales que les autorizaron y por la que hoy, unos 400 habitantes son afectados, ante la suspensión.

“Al iniciar el proyecto carretero, el gobierno estatal cumplió con todos los acuerdos establecidos con la comunidad; entre las acciones complementarias estaba la aplicación de 3 millones 600 mil pesos para esa obra, de los cuales el estado aplicaría el 80 % de los recursos y la población el 20 %, pero no fue así; ellos sólo aplicaron un millón de pesos en 2015 y hasta ahí dejó todo”, acusó.

El trabajo se realizaría en dos etapas; desde la primera, Yogana cumplió con lo que correspondía, han pasado 2 años y como toda respuesta a su demanda, sólo hallan excusas. Aún cuando ya estaba asignado el recurso, al final de 2016 les indicaron que éste ya no existía.

Así lucen, abandonadas, las obras de la carretera a la Costa. FOTO: Mario Jiménez

“Al gobierno le gusta repagar todo, este año pedimos al gobernador el seguimiento a esa gestión y la respuesta es que tenemos que rehacer todo el procedimiento, actualizar y luego ellos validarán otra vez el presupuesto, nos dicen que posiblemente será hasta el 2018; el gobierno debería entender que Oaxaca no es ICA, que es al pueblo al que debe beneficiar”, denunció Valentín.

Ganan los saqueadores

La de por sí dañada vía hacia la Costa, se ha convertido en zona de saqueo de materiales pétreos y de estructuras abandonadas; desde su abandono, la SCT no se ocupa de visitar la zona y mucho menos de proteger el material, que ante su pérdida, ICA incluye en sus costos de indemnización.

El bloqueo del kilómetro 116 de la ruta, ubicado frente a San Vicente Coatlán, es el pretexto perfecto para saqueadores que con toda impunidad acarrean material, que en su momento se ocupó para la construcción de la autopista, como piedra, gravilla y fierro.

“Ni progreso ni nada, con lo que hicieron aquí, sólo provocaron la llegada de ladrones que saquean lo que es nuestro y a quienes no podemos decirles nada por temor a que nos hagan daño”, denuncia Pablo Gómez, vecino de la región.

Sin el mínimo interés de cumplir el compromiso 213 del gobierno federal, la SCT duerme el sueño de los justos y acepta también en el caso de la autopista Oaxaca–Costa, que la empresa concesionaria detenga el progreso de la entidad; con tan sólo el 53 % de avance, la vía que detonaría el encumbramiento económico de la región, se encuentra en el olvido institucional que cuesta a diario la pérdida de, al menos, cuatro mil millones de pesos diarios para la entidad.

El entronque donde inicia el proyecto de autopista a la Costa, en deplorables condiciones. FOTO. Mario Jiménez