Reconstruir identidad, clamor de zapotecos en el Istmo, Oaxaca

MARIO JIMENEZ LEYVAMARIO JIMENEZ LEYVA

El consejo regional de reconstrucción buscará que las viviendas sean construidas con material de la región bajo asesoría de expertos

Asociaciones civiles que han constituido el Consejo Regional por la Reconstitución de Nuestros Pueblos del Istmo de Tehuantepec rechazaron la presunta imposición de prototipos de vivienda que no tengan que ver con la cultura e identidad de las comunidades istmeñas.

Dichas asociaciones de Asunción Ixtaltepec, Unión Hidalgo, Ciudad Ixtepec e Ixhuatán manifestaron que no van a aceptar la participación de los grandes consorcios de la construcción que no los tome en cuenta ni los consulte a la hora de levantar las viviendas que se destruyeron por causa de los sismos.

“Demandamos procesos de autoconstrucción con materiales de la región, mejorados estructuralmente, con asesorías adecuadas, para derramar y reactivar nuestra hoy maltrecha economía regional”.

Pidieron el apoyo para construir viviendas temporales a las familias que se encuentran en total desamparo porque perdieron todo su patrimonio.

Los integrantes de dicho consejo demandaron frenar de manera inmediata la demolición de las casas si no se tienen las condiciones de que se va a respetar la identidad de los pueblos zapotecas.

Además, señalaron que hay presión por parte de las autoridades municipales a los habitantes damnificados para que se retiren de sus casas mientras se hace la demolición, ya que “esto atenta contra el patrimonio familiar, cultural, y de la identidad de nuestros pueblos, en vez de destruir deben apuntalar para su reconstrucción”.

En tanto exigieron poner en marcha un programa de reconstitución de la economía local y regional apoyando la producción y venta de los productos locales.

Demandaron también estudios geológicos para determinar la manera adecuada de cómo se deben de edificar de ahora en adelante las viviendas en la región.

Mientras que consideraron necesario elaborar un plan de contingencias para prevenir una crisis sanitaria derivado de las condiciones insalubres en las que se encuentran miles de familias.

También solicitaron que el Ejército Mexicano deje de confiscar la ayuda humanitaria que envían organismos particulares y ciudadanía, pues en algunos casos, es esta ayuda la que llega de manera directa a los damnificados.