Santa Inés Yatzeche, Oaxaca, está bajo el agua

Al menos 100 viviendas resultaron inundadas anoche por el desbordamiento del río Atoyac, en el municipio de Santa Inés Yatzeche, perteneciente a la región de Valles Centrales.

“Casi la mitad del pueblo se encuentra bajo el agua”, informó la secretaria municipal, Mariana López Martínez.

Explicó que el río comenzó a salirse de su cauce durante la tarde del domingo, al superar el bordo en la colindancia con Santa Zegache, debido al incremento de la corriente, a causa de las lluvias de los últimos días.

“Como a un kilómetro y medio del pueblo, en la zona noreste, empezó a entrar”, señaló.

Detalló que el desbordamiento provocó afectaciones en por lo menos un centenar de domicilios de las calles de Hidalgo, Guerrero, Benito Juárez y Porfirio Díaz, entre otras.

“El agua subió un metro y medio, la mayoría de las casas están inundadas”, añadió.

Destacó que los propietarios de las viviendas perdieron cosecha de maíz almacenada, enseres domésticos, algunos aparatos electrodomésticos y ropa, entre otras cosas.

“No dio tiempo de sacar nada”, asentó.

Incluso, observó que algunos habitantes no pudieron salir de sus domicilios, aunque otros prefirieron quedarse y no ir a algún albergue.

Destacó que muchos habitantes no han podido regresar a sus domicilios porque el nivel del agua no ha bajado en las calles.

La funcionaria dijo que personal de la Coordinación Estatal de Protección Civil y elementos del Ejército Mexicano y de la Policía Estatal acudieron a esa municipalidad, para auxiliar a la población y establecer un plan para la restitución del bordo

En septiembre del 2011, esta municipal también fue inundada por un desbordamiento del río Atoyac.

Las calles Benito Juárez, Porfirio Díaz, Vicente Guerrero, Miguel Hidalgo, 2 de Abril, Zaragoza, 5 de Mayo, Matamoros y Galeana, se convirtieron prácticamente en canales y así, alrededor de 800 viviendas quedaron colmadas de agua.

Sesenta hectáreas dedicadas al cultivo de maíz, frijol y alfalfa, así como varias cabezas de ganado, también se perdieron.