Invitan al Día del Locatario

La Red de Mercados Públicos de Tuxtla Gutiérrez invitó a la población en general a celebrar en cada centro de abasto de la ciudad el Día del Locatario el próximo 2 de agosto.

Los comerciantes dieron a conocer que la celebración se realizará en los 15 mercados públicos municipales: Juan Sabines, Rafael Pascacio, 20 de Noviembre, 5 de Mayo, San Juan, De los Ancianos, entre otros.

La secretaria general del mercado Juan Sabines, Isabel Nangusé Tondopó, dijo que habrá música en vivo, mariachis y los giros de pozol, carne, vísceras de res, camarón y botanas para los visitantes, mismo que será auspiciado por locatarios y patrocinadores.

La idea es también promover el consumo en los mercados públicos para fortalecer la económica local y que estos centros de abasto no desaparezcan, ya que son muchas familias las que trabajan y generan cientos de empleos.

A PARTIR DE LAS 9:00 HORAS

Esther Díaz López, locataria del mercado San Juan, reiteró la invitación a la población a que visiten los mercados, y en especial el 2 de agosto que estarán de manteles largos.

“Que la ciudadanía apoye a levantar la economía local, que sus productos básicos, frutas, verduras, carnes y demás, los compren en el mercado público más cercano, no en un centro comercial”, dijo.

Indicó que el mercado San Juan cuenta con más de 44 giros, con garantía de seguridad e higiene.

Mencionaron que el Ayuntamiento todavía no les ha informado si colaborará con el festejo que realizarán, lo sabrán dos días antes, pero esperan que por ser su día ayude con algo.

Destacaron que durante cinco años no se celebró el Día del Locatario, este 2017 sería el segundo año consecutivo que se retoma el festejo.

LUZ, 23 AÑOS DE LOCATARIA

La señora Luz del Carmen Chanona Torres es locataria del mercado San Juan en el giro de venta de ropa desde hace 23 años, y aunque se dicen fáciles, ha superado toda clase de obstáculos, al ser originaria de Berriozábal y quedar viuda hace 20 años con tres hijos.

Actualmente trabaja con una de sus hijas, con quien viaja todos los días desde Berriozábal desde muy temprano. Pagan más de 80 pesos en pasajes diario.

Cuenta que antes de comenzar a comerciar en ese mercado, vendía en la 1ª Poniente y 6ª Sur, lo que se conocía como el mercado De los Ancianos. De ahí levantaron y reubicaron a 200 comerciantes en el mercado San Juan.

Cuando llegaron el mercado era pequeño, casi no llegaban clientes y las ventas eran muy bajas. Fue entonces que optaron por organizarse y “levantar” el mercado, promoverlo entre los vecinos de la zona, con sus conocidos, amigos y familiares, y lo lograron. 

Sin embargo, de los 200 comerciantes que fueron reubicados en ese entonces, sólo doña Luz permaneció en el mercado. La desesperación por las bajas ventas los hizo buscar otros horizontes, pero la esperanza y paciencia no abandonaron a doña Luz. 

Platica que el mercado San Juan tiene 37 años de fundación, en sus inicios era muy pequeño y fue creciendo poco a poco, incluso actualmente está en remodelación.

Sobre su mercancía, comenta que viaja a Puebla y a la Mesilla cada dos o tres meses dependiendo las ventas y temporadas.

En el Mesilla invierte alrededor de 5 mil pesos en cada viaje, mientras que en Puebla hasta 15 mil pesos, ya que por la distancia debe comprar más.

EL BENEFICIO ES MUTUO

Gracias a su negocio ha logrado sacar adelante sola a sus tres hijos, después de enviudar hace 20 años.

“Abrimos un hoyito y tapamos otro, vamos prestando, porque ahí nos vivimos de préstamos. Así he luchado por mis hijos, de 37, 35 y 30, a los 3 los saque adelante”, dice doña Luz con una sonrisa.

Cuenta también, que se levanta a las 4 de la mañana todos los días. Sale de Berriozábal a las 5 y llega a las 6 al mercado. En la tarde, terminan a las 5 y llegan a su casa alrededor de las 7:30, a comer, porque para ahorrar prefieren no comer en la calle. “Así es todos los días, no hay días de paseo o fiesta. El mercado es nuestra casa, ahí vivimos”.

Sin borrar la sonrisa de su rostro, dice que afortunadamente la situación fue cambiando de cuando inició en el Mercado. Ahora hay temporadas buenas y malas, siempre “Dios no nos deja sin comer, sí sale pa´la comidita”, para los pasajes, para ir pagando”.

Gracias a su local ha superado varias crisis, haciendo uso de varios recursos como los préstamos, con la fortuna de que las ventas nunca se entienden por largas temporadas.

Con la celebración del Día del Locatario se siente contenta,  con la esperanza de que la autoridad apoye a los mercados, porque en años anteriores este día ha pasado desapercibido, las autoridades no proporcionaron nada para realizar un festejo.