Piden hoteleros de Oaxaca abrir un tercer Lunes del Cerro

EMILIO MORALES PACHECOEMILIO MORALES PACHECO

El auditorio lució completamente lleno en las cuatro ediciones del evento

El crecimiento en la población así como en el de turistas que acuden a Oaxaca con motivo de las festividades de la Guelaguetza, demanda la apertura de un tercer lunes del cerro, consideró la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles (AMHM) Oaxaca.

“Los días se han vuelto insuficientes para que la ciudadanía acuda a la Guelaguetza, de igual manera en el caso de los turistas los boletos se han vuelto insuficientes. Hablamos de que un mes antes ya no habían entradas”, señaló la presidenta de la asociación en Oaxaca, Iris García.

Para la presidenta de los hoteleros, la presencia de las personas en la fila esperando ingresar al auditorio durante el segundo lunes del cerro, es una de las evidencias más palpables de la demanda que tiene el homenaje racial no sólo entre el turismo sino también entre los mismos oaxaqueños.

El pasado lunes la fila para poder ingresar al auditorio Guelaguetza se comenzó a formar durante la madrugada y permaneció de esa manera hasta ya iniciada la presentación vespertina. La hilera se extendió por más de un kilómetro, incluso cuando el auditorio ya registraba lleno total.

“Vimos una fila muy grande de oaxaqueños y turistas que se quedaron con ganas de ver la Guelaguetza. Creo que para el número de habitantes que somos en todo el estado, no alcanzan los lugares que se tienen destinados. Si el número de habitantes sube y es una fiesta a donde la gente quiere asistir sería bueno abrir un tercer lunes del cerro para que toda la gente tenga la oportunidad de verla”, expuso.

Rompre la tradición

Consideró que si bien podría romper con la usanza de los lunes del cerro, los cambios que se han realizado a la Guelaguetza han ido aparejados con los requerimientos que la actualidad demanda.

A lo largo de los años la máxima fiesta de Oaxaca ha sufrido múltiples transformaciones que van desde un escenario modernizado desde su estructura pasando por el incremento en el número de delegaciones hasta en el número de presentaciones.

De acuerdo con Guillermo García Manzano, director de la revista A contragolpe, la Guelaguetza actual tiene muchas diferencias con el homenaje racial establecido en sus inicios, pues en primer término se celebró el 25 de abril, además que sólo se realizó en 1941 y 1943, siendo hasta 1951 que el Ayuntamiento Capitalino organizó las fiestas inspirados en aquel homenaje, las cuales se conservan hasta nuestros días.

De manera más actual, uno de los cambios más representativos y criticados ocurrió en el periodo del gobernador Ulises Ruiz Ortiz. Durante su mandato se estableció la realización de una edición matutina y una vespertina para dar paso a que más gente pudiera admirar la cultura de los pueblos de Oaxaca.