Oaxaca, llena de fiesta; segundo convite de delegaciones

MARIO JIMENEZ LEYVAMARIO JIMENEZ LEYVA

La alegría y picardia de la Costa.

MARIO JIMENEZ LEYVAMARIO JIMENEZ LEYVA

Alguna indumentarias son impactantes.

MARIO JIMENEZ LEYVAMARIO JIMENEZ LEYVA

A pesar del riesgo, buscaron el mejor lugar.

MARIO JIMENEZ LEYVAMARIO JIMENEZ LEYVA

Flor de Piña, siempre despierta la expectativa del público.

En vísperas del segundo Lunes del Cerro de la Guelaguetza, las calles de la capital de Oaxaca que lucieron abarrotadas, se volvieron a llenar de fiesta, música, bailes y folclor, como parte del desfile de las delegaciones que se presentarán en el auditorio del cerro del Fortín.

“¡Oaxaca está de fiesta, señores!”, se escuchaba entre los acordes del "Jarabe del Valle".

Los músicos, el alma del convite. FOTO: Mario Jiménez

El contingente partió la tarde de este sábado del Paseo Juárez de la capital, integrado por las representaciones de las Chinas Oaxaqueñas, Ciudad Ixtepec, Jocotepec, Tlacochahuaya, Santos Reyes Nopala, Juquila, Huajuapan y Tuxtepec, entre otras.

Los niños que formaban parte de los grupos folclóricos robaron la atención de turistas y oaxaqueños, quienes ovacionaron los pasos de los pequeños que orgullosos de sus tradiciones, recorrieron el Centro Histórico de la ciudad.

Las calles repletas de espectadores que se dieron cita con más de una hora de anticipación, se llenaron de música y baile, al ritmo de las bandas; los integrantes de las delegaciones regalaban tragos de mezcal y lanzaban al aire artesanías de petate y botones alusivos a la "máxima fiesta de los oaxaqueños".

Las calles lucieron repletas de turistas y alegría. FOTO: Mario Jiménez

En esta ocasión los colores de los bordados en trajes que portaban hombres y mujeres de las ocho regiones del estado, se hicieron presentes por encima de la negrura del asfalto y del cielo nublado; la lluvia dio tregua a quienes prefirieron empaparse de fiesta.

El ambiente fresco fue propicio para que propios y extraños zapatearan con celulares y cámaras de video y fotografía en mano, desde balcones, escalones, azoteas y de puntas para poder observar entre la multitud cómo festejan los oaxaqueños su identidad.

La belleza de la mujeres de los pueblos negros de Oaxaca. FOTO: Mario Jiménez