Oaxaca necesita más que un tequio, necesita se aplique la ley: urbanista

Más que un letrero para conservar a Oaxaca como patrimonio cultural.

No es con la aplicación de pastillas, sino con una "cirugía mayor" como podemos salvar a nuestro Centro Histórico de sus graves condiciones de salud patrimonial en que se encuentra, expresó ayer el urbanista Rafael Vergara Rodríguez.

El autor del documento que sirviera de base para que la UNESCO declara al Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca, Patrimonio Cultural de la Humanidad, el 11 de diciembre de 1987, fue directo:

"Más que un tequio para barrer  y lavar por un día la plancha de nuestra Alameda de León, lo que urge es orden y aplicación de la ley contra quienes atentan sistemáticamente contra nuestro Centro Histórico".

Reiteró su llamado a la integración urgente de un Consejo Consultivo Ciudadano, para preservar y rescatar al Centro Histórico que junto con la zona arqueológica de Monte Albán, son Patrimonio Cultural de la Humanidad desde hace 29 años.

Ello, antes de que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) le retire la Declaratoria que emitiera a su favor el 11 de diciembre de 1987, advirtió el especialista con más de 30 años como catedrático de la Facultad de Arquitectura Cinco de mayo de la UABJO,

El urbanista propone un Plan Maestro de Protección y Conservación del Centro Histórico.

Nuestro Centro Histórico necesita un proceso de revitalización para ayudarlo a sanar urbanística y arquitectónicamente por el daño patrimonial causado por oaxaqueños sin conciencia, dijo el catedrático .

Para el arquitecto Vergara la UNESCO ha tardado en retirarle al Centro Histórico su título de Patrimonio Cultural de la Humanidad, porque han sido muy graves los atentados en su contra. El más reciente, por el que no hay nadie en la cárcel, fue el incendio provocado intencionalmente en la Facultad de Derecho de la UABJO.

Comercio, cáncer

El comercio ambulante en el Zócalo y la Alameda de León, es otra gran bacteria que se ha encargado de deteriorar en gran parte el corazón de nuestra ciudad, reforzó.

Si las autoridades estatales y municipales están realmente preocupadas por nuestro Centro Histórico, deben apoyar la creación urgente de un Consejo Ciudadano para su rescate.