Descartan presencia de metales pesados en presa de Tejalápam, Oaxaca

EMILIO MORALESEMILIO MORALES

Este era el panorama de la presa El Burro en Tejalápam, apenas ayer.

El primer estudio realizado a la represa de contención de San Felipe Tejalápam conocida como el Burro, en donde la mañana de este lunes apareció muerta una tonelada de peces, descartó la presencia de metales pesados.

El delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Nereo García García, indicó derivado del recorrido realizado con la autoridad municipal el pasado lunes, determinaron que uno de los primeros indicios fue la falta de oxigenación en la laguna.

“Hablar de un ecocidio en este momento es una especulación. Esta situación de peces muertos se nos ha presentado en otros lugares y al final de cuentas ha sido la falta de oxigenación”, dijo y explicó que los primeros resultados de los estudios al agua de la presa fueron los realizados por parte de la autoridad de aquella municipalidad.

Apenas a unos cientos de metros de la presa se encuentra un basurero cuyos escurrimientos podrían estar desembocando en el lugar. FOTO: Tomás Martínez

Explicó que en los últimos años se ha tenido poca actividad pluvial lo que ocasiona el descenso de las presas o represas. Al disminuir el nivel del agua el oxígeno se reduce y es acaparado principalmente por las especies endémicas, ocasionando que las introducidas como es el caso de la mojarra tenga que buscar en las orillas la forma de subsistir.

“Ahí se forman bloques por lo cual el pez no puede subir a tomar aire adecuadamente. Se van entonces a las orillas de la laguna a tomar un poco de oxígeno, sin embargo se vuelve insuficiente para la cantidad de peces”, declaró.