Colonia La Cieneguita en Oaxaca: medio siglo de penitencia

CARLOS ROMAN VELASCOCARLOS ROMAN VELASCO

Es la calle principal de la colonia La Cieneguita. A medio siglo de su fundación, el sector es uno de los más marginados de Oaxaca de Juárez.

La colonia La Cieneguita lleva en su nombre la penitencia. Fundada hace 59 años en una zona pantanosa, se está hundiendo y de pilón inundando en últimas fechas, dice Rutilo Juan Hernández, uno de sus fundadores. El obrero teme lo peor: nuevos casos de dengue, como ocurriera el año pasado.

Transcurrría el año de 1958 y los primeros pobladores se establecieron sin planeación. Entonces las casas eran de cartón y madera. Hoy existe de todo en La Cieneguita, es decir, casas de pobres y edificios de ricos, dice don Rutilo con domicilio en la calle de Pipe.

"Sin embargo, el sello de la marginación nos pega a todos. Me refiero a la ausencia de servicios básicos", sostiene María Elena Sánchez, ama de casa con domicilio en la calle La Cieneguita.

El pavimento hidráulico se ha desintegrado, la superficie de rodamiento presenta hundimientos diversos y el acumulamiento de las aguas pluviales generará muy pronto criaderos de millones de mosquitos (Aedes Aegypti) transmisores del zika, dengue y chikungunya.

Abandono evidente en la colonia La Cieneguita. FOTO: Carlos Román

Abandono oficial

Si así está La Cieneguita, que es la calle principal, las otras vías están peor, lamenta Juan Hernández. Y agrega: La colonia La Cieneguita es un ejemplo muy claro del abandono de las autoridades.

La colonia de tres mil habitantes registra un rezago de décadas. Es quizá la más abandonada en los últimos años por presidentes municipales de Oaxaca de Juárez, y por quienes han sido agentes municipales de Cinco Señores, exponen en entrevista con NOTICIAS.

Baldomero Almaraz Juárez, otro de los vecinos, asegura que de todos los problemas en la colonia La Cieneguita, el más espantoso es la escasez de agua. El vital líquido tarda en llegar a las tomas domiciliarias entre 20 y 25 días.

De todos los problemas de la colonia La Cieneguita, la escasez de agua entubada es el más grave, acusan Rutilo Juan Hernández y María Elena Sánchez. FOTO. Carlos Román

"Quien cuenta con una cisterna no tiene problema, porque puede comprar y almacenar agua. Desafortunadamente, la mayoría de las familias cuenta sólo con tinacos. Ello les genera angustia y desesperación", agrega Almaraz, con domicilio en la esquina que forman la Prolongación de 16 de Septiembre y Privada 20 de Noviembre.

Carecen de agua potable

Expone que la escasez de agua entubada, porque de potable no tiene nada, es una desventaja social que es hábilmente aprovechada por quienes comercializan el vital elemento. Hoy, una pipa con capacidad de diez mil litros está costando 800 pesos. Al principio del año aún costaba entre 600 y 700 pesos.

A 59 años de su fundación, la colonia La Cieneguita todavía tiene calles pantanosas. El lodo y el acumulamiento de agua limita la circulación vehicular, y predispone a las familias a enfermedades como el dengue y el zika.

Denis Andrés González expresa su temor ante el riesgo de un brote de dengue. FOTO. Carlos Román

La Privada 2 de Febrero es un caso concreto de vialidades en esas condiciones. Las autoridades municipales han ofrecido pavimentarla, pero luego se olvidan de su promesa, dice Denis González.

En coincidencia con otros vecinos, admite que el problema más grave es la escasez de agua entubada. Explica que en su sector llega el agua de tubería cada 20 días. Llega sucia y por unas cuantas horas.

Poca agua y con lodo

Tenemos que esperar que se asiente el lodo para aprovechar el agua para el lavado de ropa, expresa de su lado Rosario Velasco, quien vive en la Privada 2 de Febrero.

En segundo lugar se encuentra el pésimo servicio de recolección de basura. El camión recolector debe pasar dos veces por semana. Sin embargo, los trabajadores de limpia sólo  pasan por la calle principal y permanecen sólo unos cuantos minutos.

Ante esas circunstancias, tenemos que permanecer muy atentos y cuando sabemos que ya viene cerca la unidad, tenemos que correr hasta siete cuadras para entregar nuestros desechos, admite de su lado Jesús Arturo Burgoa Serrano.

La colonia La Cieneguita se inunda y el agua estancada origina criaderos naturales de mosquitos transmisores del dengue. FOTO: Carlos Román

En la colonia La Cieneguita no existe vigilancia policial; por ello, la delincuencia trabaja tranquilamente. Hace unos días, los rateros abrieron mi coche y se llevaron el auto estéreo, dice Erick Eduardo Pérez Pérez.

Cuando ocurren estos casos, la gente llama a los teléfonos de emergencia, pero no contestan, agrega el empleado con domicilio en la Privada 20 de Julio.

Sin servicio de limpia

Hace notar que el pésimo servicio de recolección de basura municipal, ha dado lugar a la aparición de recolectores particulares, quienes por una bolsa con basura con un peso no mayor a los tres kilos cobran hasta 40 pesos.

Por ello, mucha gente irresponsable, para no pagar tanto dinero, arroja sus desechos al lecho del río Salado.

La colonia La Cieneguita limita con el río Salado. A ese asentamiento de tres mil hablantes, de nada le sirve ubicarse entre dos Campus Universitarios: la Universidad Benito Juárez de Oaxaca y la Universidad Regional del Sureste. Es un asentamiento de alta marginación entre dos prestigiadas instituciones de Educación Superior.

Los vecinos de La Cieneguita piden a la exdiputada Martha Alicia López Escamilla, que limpie su terreno que se ubica en la esquina de las calles Cieneguita y 21 de Marzo, para inhibir la presencia del mosquito transmisor del dengue. FOTO: Carlos Román