Vecinos de primera y...de tercera en San Felipe del Agua, Oaxaca

CARLOS ROMAN VELASCOCARLOS ROMAN VELASCO

El Barrio de la Cruz colinda con mansiones de lujo de funcionarios

En San Felipe del Agua hay una zona marginada que contrasta con las lujosas mansiones y los servicios públicos de primera que es posible observar en la zona.

Los habitantes del Barrio de la Cruz, que se ubica en la zona más alta, cerca del cerro, aún viven en casas de lámina y, a diferencia del área residencial, durante años han batallado para acceder a los servicios.

Contrastan servicios de Barrio de la Cruz con zona residencial. FOTO: Carlos Román 

Paradójico al nombre, la gente que viven aquí sufre por el abasto de agua potable.

Francisco Martínez Ramírez, quien habita en una casa con paredes de madera y adobe, pero con techos de lámina, denunció que el gobierno del Estado no les abastece de agua potable, sino que, a través de tequio y cooperaciones, instalaron sus propio sistema que utiliza el agua que se genera en el cerro de San Felipe.

“Ya tenemos el hidrante allá arriba, para traer el agua, porque los trabajadores de SAPAO (Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de Oaxaca) solo le echan el agua a los de allá abajo”, expresó.

A un costado de la carretera, que formaba parte del proyecto del libramiento norte, los comuneros construyeron un tanque que almacena el agua que captan en el cerro, y que llega hasta ahí a través de un tubo de acero que sale de la zona arbolada.

Comuneros cuentan con su propio tanque de agua, aunque no les surtan con el vital líquido. FOTO: Carlos Román

Privilegiado$

Martínez aseguró que los propietarios de las mansiones y hoteles que se ubican en la parte baja pagan un moche a los trabajadores de SAPAO para que les surtan seguido de agua.

Afirmó que estos empleados son encabezados por Esteban Martínez, que es poblador originario de San Felipe del Agua.

“Venden el agua a los hoteles, la verdad no sé a cuánto la dan pero hemos visto que a sus oficinas de SAPAO, que están acá, sobre el acceso prinicipal, llegan los encargados de los hoteles y les dan sus billetes; lo mismo pasa con los avecindados de allá bajo; por eso ahí no falta agua”, expresó.

Francisco Martínez explica el desabasto de agua. FOTO: Carlos Román

“No es posible que a nosotros que somos los originarios de San Felipe se nos niegue el agua que nace en este cerro; y que los avecindados se la lleven porque tienen dinero”, agregó.

La parte baja de San Felipe está dominada por casonas de concreto, algunas con alberca, jardines y sistemas inteligentes de vigilancia; cuyos propietarios son ex gobernadores del estado, funcionarios y ex servidores públicos estatales y federales.

Cuota selectiva

A pesar que los vecinos del Barrio de la Cruz no cuentan con la solvencia económica que los habitantes de la zona residencial, los primeros debieron pagar cuotas extra para construir su infraestructura hídrica.

La anterior administración municipal construyó una nueva cisterna en este barrio, a un costado del tanque para aumentar la capacidad de almacenamiento. Según un anuncio instalado en ese lugar, esta obra contó con una inversión de 796 mil 168 pesos.

Otra pobladora del Barrio de la Cruz informó que por el abasto de agua potable pagan una cuota al Comisariado de Bienes Comunales de San Felipe.

“A Adosapaco (SAPAO) tiene años que no le pagamos, para qué si no nos dan el agua”, aseveró.

Lluvias erosionan cerro

El cordón cuneta de la calle Prolongación de Jacalón se cayó dentro de la casa de Victoria Santiago Hernández.

A pesar que esto sucedió hace 2 años, reveló que ninguna autoridad se ha acercado a solucionarr el problema.

La calle se está derrumbado sobre las casas. FOTO: Carlos Román

“La calle se sigue cayendo, con los últimos aguaceros se vinieron más pedazos; y ahora, la tierra que está bajo el pavimento de la calle también se está desgajando, entonces, eso va a quedar hueco”, expuso la vecina.

Santiago Hernández aseguró que desde hace 12 años ha reportado este problema a la agencia municipal de San Felipe del Agua y a los 3 últimos presidentes municipales, incluso a la diputada local del PRI, Laura Vignón Carreño; sin embargo, todos han hecho caso omiso.

“Mi esposo y mis hijos son albañiles; y ya les dijeron (a la autoridad municipal) que si les dan el material, ellos lo hacen, aportan con la mano de obra; pero tampoco han hecho caso”, agregó.

La cuneta cayó en la casa de Victoria Santiago. FOTO: Carlos Román

Marisela Martínez Zárate, quien vive sobre la misma calle; señaló que comparte el problema. Con las lluvias, bloques de tierra que soportan el pavimento de esta vialidad se han derrumbado dentro de su casa.

Por otro lado, la calle Hidalgo, que da acceso al Barrio de la Cruz, no ha recibido mantenimiento en años, lo que ha ha provocado que la vieja pavimentación esté semidestruida.

Esta misma vialidad, en el tramo de la zona residencial de San Felipe del Agua, luce en buen estado debido a que recibe mantenimiento de la autoridad municipal.