Pemex desaira a los bomberos de CDMX

El numeroso convoy del Cuerpo de Bomberos de la Ciudad de México, llegó para ayudar, pero le cerraron las puertas.

SALINA CRUZ, Oaxaca.- El contingente del Heroico Cuerpo de Bomberos de la Ciudad de México, que llegó este viernes para ayudar a combatir el incendio en la refinería Antonio Dovalí Jaime, no fue recibido por los directivos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

A decir de los empleados de seguridad de Pemex ni siquiera estaban enterados que llegarían en su ayuda.

Los vulcanos viajaron más de 17 horas desde la capital del país, recorrieron más de mil 500 kilómetros de distancia, desafiaron el mal tiempo y el intenso trafico.

Pero sólo llegaron a la puerta principal de la refinería y les cerraron las puertas con el argumento de que el fuego estaba sofocado desde las 02:00 horas, de la madrugada de este viernes.

"Los traga-humo" cansados por el largo viaje, pero con ánimos de ayudar, llegaron en 16 carros-tanque de 20 mil litros de agua cada uno; dos más con espuma, equipo y herramientas especiales para este tipo de incendios. Pero fueron rechazados por las autoridades de la refinería.

A pesar del desaire, los bomberos capitalinos siguieron esperando por espacio de una hora para ser recibidos.

La presencia de los diferentes medios de comunicación que cubrían la llegada de estos bomberos, y las publicaciones en las redes sociales en su favor, hicieron cambiar de opinión a los directivos de la empresa petrolera.

Además, los vecinos de diferentes colonias se presentaron al acceso de la refinería, a recibir con porras y aplausos a los "traga humo" capitalinos al valorar su esfuerzo.

Sólo entonces la empresa productiva del estado autorizó el ingreso del director del Heroico Cuerpo de Bomberos de la Ciudad de México, Raúl Esquivel Carbajal, y del mando Ismael Figueroa, pero a pie.

Mas tarde uno de estos mandos regresó a la puerta principal de la refinería e informó a los medios de comunicación que se llegó al acuerdo de que la brigada entraría a realizar una evaluación.

Después, emprendieron el largo retorno a la Ciudad de México, sin informar el resultado de su evaluación.