Accidentes, muertes y enfermedad: Pemex, negro historial en Oaxaca

El miércoles un trabajador perdió la vida en el incendio suscitado al interior de la Refinería Antonio Dovalí Jaime, en el puerto de Salina Cruz.

La operación de Petróleos Mexicanos (Pemex) en la región del Istmo de Tehuantepec ha provocado enfermedades y la muerte de pobladores en los últimos años.

De 2011 a la fecha se han registrado al menos 51 accidentes en las instalaciones de esta empresa petrolera que, por ejemplo, en 2013, dejaron como saldo el fallecimiento de 9 personas; y este miércoles, un trabajador perdió la vida en el incendio suscitado al interior de la Refinería Antonio Dovalí Jaime, en el puerto de Salina Cruz.

Poblaciones enteras han sido evacuadas por la presencia de sustancias tóxicas en tierra, agua y aire, tal es caso de Chivaniza y Campo Nuevo.

El regidor de Ecología del Ayuntamiento de Salina Cruz, Mariano Vicente Martínez, reveló que la refinería siempre desaloja contaminantes hacia las zonas aledañas que están habitadas por cientos de familias.

“Aunque no haya (incidentes), el daño ecológico es mucho. Siempre ha habido afectación; por eso, como se dice acá en el Istmo, ‘la gente vive con el amén en la boca’”, dijo en entrevista.

El concejal afirmó que la comunidad de Boca del Río ha sido la más afectada por la refinería, ya que sus residuos desembocan a la laguna donde habitan y trabajan los pobladores.

“En Boca del Río ha crecido el índice de enfermedades respiratorias, pulmonares; y por qué no decirlo, hasta de cáncer”, aseguró.

Martínez reveló que La Ventosa es otra comunidad que sufre las consecuencias por la operación de Pemex.

Emergencias

Por otro lado, Juan José Consejo, director del Instituto de la Naturaleza y la Sociedad de Oaxaca (INSO) comentó que de 2010 a 2014 se presentaron 40 denuncias ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa); lo que significó una incidencia promedio anual de 10 casos de emergencia.

“Es un nivel de afectación altísimo”, agregó.

La Dirección General de Inspección de Fuentes de Contaminación de Profepa reveló en el informe de emergencias químicas, que entre 2010 y 2014, en la región del Istmo se registraron 35 derrames de combustible, 4 fugas, 2 incendios y 2 explosiones.

A esta cifra se suman otros 8 incidentes, que fueron documentados en registros hemerográficos, de los cuales 3 corresponden a este año: el 21 de enero del 2017 en Estación Sarabia, Guichicovi, el derrame de una toma clandestina generó afectaciones a la comunidad y a los ejidos: Boca del Monte, Paso Real y  Palomares, que pertenecen a Matías Romero.

El 1 de junio, una filtración de Combustible Pesado (Cope) se mezcló con agua de lluvia e invadió calles de Salina Cruz.

Ayer, aceites derramados de las presas de residuos provocaron un incendio al interior de la refinería Antonio Dovalí Jaime; que dejó como saldo preliminar, un trabajador muerto. Pemex aseguró que esta accidente fue provocado por la inundación generada por las lluvias de la tormenta “Calvin”.

El año pasado, diferentes ductos de Pemex presentaron fugas en las comunidades de Santa María Petapa, San Juan Guichicovi y Paso Guayabo, Matías Romero. Además, en julio se suscitó una explosión en el interior de la refinería.