Pemex dice que todo está "controlado" en Salina Cruz, Oaxaca; la ciudad se cubre de lluvia negra por ceniza

Oaxaca. La lluvia negra cae en Salina Cruz, esto derivado de la ceniza que dejó  el incendio que quema 500 mil barriles de crudo de la casa bomba, al interior de la refinería Antonio Dovalí Jaime en Salina Cruz Oaxaca. La conflagración inició a las 9:00 de la mañana y aunque la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) perteneciente a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), descartó mayores riesgos para la población, hay incertidumbre por la contaminación que podría dejar el crudo. 

Mediante un mensaje, personal de la compañía informó que la conflagración se está atendiendo y aunque el fuego  aún no está sofocado, "no significa que vaya a incrementarse, ya que el combustible derramado debe terminarse de quemar para evitar alguna contingencia". 

"Cada tanque tiene alrededor anillos de enfriamiento, además el personal contra incendio ayuda a enfriarlos, utilizando tomas de agua que se llaman hidrantes, y aún si llegará a derramar más combustible, cada tanque está redeado por un dique de concreto",  se aseguró.

La empresa destacó que que se  tienen monitores o boquillas fijas de la red contraincendio para apoyar ante cualquier incidente, además de otras medidas de seguridad, por lo que pidió a los habitantes no ser presas del pánico para evitar difundir versiones que confunden a la población.

Federación atiende incendio

Ante la conflgración, en que se han escuchado al menos cinco detonaciones internas, la la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) perteneciente a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) indicó que ya se está atendiendo el incidente.

"La ASEA está en coordinación con autoridades de los tres órdenes de gobierno para supervisar las acciones que se están realizando", se dio a conocer en un comunicado.

Dichas acciones consisten en: contención del incendio con espuma contra incendios, enfriamiento de los tanques y despliegue de barreras oleofílicas en las instalaciones de la Refinería.

La dependencia descartó víctimas mortales o lesionados, así como aseguró que los habitantes a cinco kilómetros a la redonda han sido evacuados como medida preventiva.