Huelga de choferes en Oaxaca reúne fuerzas; preparan manifestaciones

EMILIO MORALESEMILIO MORALES

El pulpo camionero hasta a los de casa atropella.

Las secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO) y de Vialidad y Transporte (Sevitra) han ignoarado el acuerdo emitido por la Junta Local de Conciliación y Arbitraje para detener el 60 por ciento de las unidades de las empresas Choferes del Sur y Transportes Urbanos de la Ciudad de Oaxaca (Tucdosa) e integrarlos a la huelga de los trabajadores.

La resolución de la autoridad laboral se dictó el pasado lunes 17 de abril y, hasta ayer, ninguna de las dos dependencias ha procedido a la retención de los vehículos.

“No lo han hecho seguramente por todos los movimientos de la señora Candiani en Derechos Humanos, en la Junta, trasladando camiones, tratando de bloquear vialidades”, aseguró el secretario general de Choferes del Sur y Tucdosa, Alejandro González Forastieri.

Bajo este escenario, el dirigente sindical informó que, conjuntamente con grupos sociales del estado que apoyarán el movimiento de huelga, tomarán acuerdos para realizar movilizaciones en la capital de Oaxaca en las cuales exigir al gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa, intervenga en el conflicto laboral a favor de los trabajadores.

Las protestas, dijo, son porque hay elementos para suponer que el gobierno estatal favorece a las empresas y a la presidenta del Consejo de Administración de ambas, Alejandra Gómez Candiani.

“Desafortunadamente no nos dejan otro camino que manifestarnos con los grupos sociales y pedir la intervención del gobierno. Porque parece que se favorece de alguna manera estas actitudes de una señora intransigente e ignora el derecho de los trabajadores”.

Una de las organizaciones que ha ofrecido apoyo al movimiento sindical es la Corriente del Pueblo Sol Rojo, además de sindicatos independientes. Esta agrupación política es una escisión del Frente Popular Revolucionario (FPR) tras diferencias en la reivindicación de demandas sociales y presos políticos.

González Forastieri también reprochó la traición de algunos de los operadores de los camiones urbanos que originalmente apoyaron la huelga, paro parcial de labores que inició el pasado 20 de marzo para exigir mejores condiciones labores y la renovación del contrato colectivo de trabajo.

“Es obvio que la empresa, que la señora Candiani, sigue manipulando toda esta situación, mal aconsejando a operadores para hacer un movimiento contrario de los compañeros trabajadores de la huelga”.

Esto parece indicar, afirmó, que seguirá teniendo visos muy difíciles de resolver porque la representante de las empresas no quiere dejar entrar ni trabajar al sindicato de ninguna manera y lo que ha propiciado es la división entre los trabajadores.