Desaparecidos de Zapotengo, Oaxaca, ni vivos ni muertos

Cumplen 7 años desaparecidos
EMILIO MORALESEMILIO MORALES

La fe y la esperanza en Dios en que algún día regresarán los desaparecidos

EMILIO MORALESEMILIO MORALES

Las aguas embravecidas del Océano Pacífico, frente a la Laguna Zapotengo

EMILIO MORALESEMILIO MORALES

Zopilotes en busca de algo de comida en los alrededores de la Laguna Zapotengo

EMILIO MORALESEMILIO MORALES

Hermosas flores en el lecho de la laguna

LAGUNA ZAPOTENGO, SAN PEDRO POCHUTLA,, Oax.- Después de casi siete años de peregrinar por varios estados del país, solamente cuatro esposas y madres de los 10 hombres desaparecidos en el 2010 en Tamaulipas se mantienen en la búsqueda de sus familiares, ante la carencia de recursos económicos para continuar con la indagación.

Los desaparecidos durante la guerra del narcotráfico declarada por Felipe Calderón son tres hombfres de esta pequeña comunidad y siete de la cabecera municipal.

Aunque quienes siguen en las pesquisas, por así decirlo, también han iniciado una nueva lucha para que el Poder Judicial del Estado resuelva a su favor una declaración de ausencia por desaparición, presentada para poder defender o hacer uso de los bienes dejados por los esposos.

“Algunas mujeres ya dejaron de buscarlos porque se acabó el dinero, no por otra cosa; ahora dejaron su regreso en las manos de Dios”, afirmó la señora Celerina Santos Santiago, esposa de Nemorio Vizarrateta Vinalay, uno de los desaparecidos, oriundo de esta pequeña población de apenas 80 habitantes, quien sigue en la búsqueda.

Numeralia

6 mexicanos al día desaparecidos con Felipe Calderón

13 desaparecidos al día con Peña Nieto

1 mexicano cada cuatro horas con cinco minutos con Calderón

26 mil extraviados el sexenio pasado

 

La mujer, apenas dejó el cargo de agente municipal, dijo que las madres y esposas de los 10 hombres –las cuales formaban parte de la Sociedad Cooperativa Ecoturística Zapotengo-Pacheco–, se organizaron y emprendieron la búsqueda por varios lugares del país, desde enterarse de su desaparición, el 14 de julio del 2010, en Tamaulipas.

“Fuimos a Oaxaca (la capital), al entonces Distrito Federal, a Tamaulipas, Morelos y a otros lados; hemos dado muchas vueltas”, señaló.

Explicó que las madres y esposas utilizaron sus pocos ahorros, vendieron terrenos y hasta algunas embarcaciones ocupadas en los recorridos turísticos en la laguna para financiar la búsqueda.

“Casi acabamos con todo; vendimos terrenos, cosas de la casa y seis lanchas en busca de ellos, pero no los hemos encontrado”, asentó.

Además, lamentó que los gobiernos federal y estatal detuvieran la investigación y tampoco hayan proporcionado la ayuda necesaria a las familias para mantener la búsqueda de los desaparecidos.

Ignorados por el gobierno

Las señoras Celerina Santos Santiago y Marisol Ramos Martínez, con la declaración de ausencia solicitada ante el Poder Judicial del Estado. FOTO: Emilio Morales Pacheco

“No hemos tenido noticias de que los están buscando, ni vivos ni muertos. Como a los que están en el gobierno no les duele, no hacen nada”, asentó.

De esta manera, subrayó que las madres y esposas de seis de los desaparecidos abandonaron la búsqueda por carecer de dinero, más no por dejarlos de querer u olvidarlos.

“Esa es la razón de que ya no las hemos visto, de que ya no anden con nosotras porque ya nadie nos ayuda; antes nos respaldaban con el hospedaje y la alimentación, pero ahora no. Íbamos a ir en diciembre del año pasado a Matamoros, pero como ya no hubo el apoyo, ya no fuimos”, refirió.

A pesar de esto, observó que las cuatro esposas restantes, ella, Marisol Ramos Ramírez y las hermanas Concepción y María de Jesús Vizarratea Salinas, se mantendrán buscando a sus esposos hasta encontrar los restos.

“Así, ya quedará uno en paz porque aún está en la mente, aún nos duele; no sabemos qué pasó con ellos, si están vivos o dónde están. A ellos los confundieron porque iban los 10 juntos; en ese tiempo estaba feo Matamoros por culpa de Calderón. Hubo mucha sangre derramada”, anotó.

El restaurante del proyecto ecoturístico, se ha reabierto nuevamente al público para seguir la búsqueda de los desaparecidos. FOTO: Emilio Morales Pacheco

Resaltó que la solicitud de declaración de ausencia persigue ese fin, mantener la búsqueda, porque podrán hacer uso de los bienes dejados por sus esposos y sobre todo, defender su posesión porque pretenden despojarlas de sus tierras comunales.

“Mi esposo era comunero, pero ahora el Comisariado de Bienes Comunales quiere vender su número (reconocimiento) a otra persona y con eso, perderíamos la casa y un terreno de una hectárea que, como esposa, me corresponde. Mi esposo también tiene una camioneta y es socio de la cooperativa; entonces, con la declaración de ausencia podemos reclamar. Bienes Comunales me ha dicho que si traigo un acta de defunción, no hay problema, pero no se puede porque no se puede dar por muerto a mi esposo”, acotó.

Para seguir en la indagación, subrayó que junto con la señora Marisol Ramos Ramírez, ha reabierto el restaurante del proyecto ecoturístico, con los créditos obtenidos en una caja de ahorro y con una cadena comercial de tiendas departamentales, para hacerse otra vez de dinero.

 

Casi en el abandono el proyecto ecoturístico.

“Apenas abrimos el negocio con unos préstamos que nos otorgaron; me endrogué con 40 mil pesos, pero solamente se ofrece el servicio de restaurante porque las cabañas están en mal estado. Desafortunadamente, la laguna (Zapotengo) está enterrada porque tanta agua que entró con el mar de fondo (en mayo de 2015); ahora esperamos que llueva y la propia naturaleza abra el canal que llega de la otra laguna (Pacheco), para que tenga otra vez agua. Debemos seguir haciendo la lucha, no los olvidamos, tenemos esperanza y fe en Dios en que algún día los vamos a encontrar o van a regresar”, terminó.

Dolorosa historia

LAGUNA ZAPOTENGO, San Pedro Pochutla, Oax.- Los 10 hombres, Juan Carlos, Luis y Andrés Vizarretea Salinas, este último ex diputado local perredista y ex líder del Partido Nueva Alianza (Panal), junto a Fidel Espino Ruiz, Gregorio Hernández Rodríguez, Benito Salinas Robles, Juan Antonio Feria Hernández, Isauro Rojas Rojas, Adelaido Espinoa Carmona y Nemorio Vizarratea Vinalay, desaparecieron a mediados del 2010.

El último contacto con los desaparecidos, se registró el 14 de julio, por un mensaje de celular enviado por uno de ellos, Isauro Rojas Rojas, dirigido a su esposa María de Jesús Vizarratea Sallinas, para informarle de su llegada a la ciudad de Matamoros, donde comprarían vehículos.

Como no se comunicaban, entonces habló a su esposo y contestó un hombre con acento norteño que dijo ‘Policía Federal’, pensó que se había equivocado y nuevamente marcó, pero la respuesta fue la misma.

Según sus familiares, las víctimas no llevaban mucho dinero, sólo el necesario con el fin de adquirir dos camionetas para ser destinadas al proyecto ecoturístico establecido en la Laguna Zapotengo, y sobre todo, que sus familiares no tenían algún vínculo con la delincuencia organizada.

NOTICIAS ha dado cuenta del peregrinar de las mujeres de Zapotengo tras la desaparición de 10 hombres de la comunidad. El reportaje, de abril de 2013.