La escultura monumental El Pescador, de Alberto Aragón

MACO expone dos trabajos volumétricos de estas dimensiones
CARINA PEREZ GARCIACARINA PEREZ GARCIA

El trabajo de Aragón Reyes se enfoca cada vez más en el proceso alquímico de los materiales artísticos, así como en la subjetividad y el simbolismo de sus creaciones.

CARINA PEREZ GARCIACARINA PEREZ GARCIA

Paseantes del Andador Turístico al observar un cuerpo monumental al interior del MACO se adentran para descubrir al Pescador.

Navegando el mundo detuvo su camino en el Cubo Abierto del Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO). Es El pescador, una escultura monumental, creación del artista Alberto Aragón Reyes (Oaxaca, 1998) que atrae a propios y extraños a adentrarse en este espacio, sobre la calle Macedonio Alcalá.
La obra representa una de las producciones escultóricas más interesantes y llamativas de los últimos tiempos en la región sureste de México. Sus dimensiones: cinco punto seis por tres metros y cuatro por dos metros, y su peso aproximado de tres toneladas, la sitúan como un precedente que abre las posibilidades a la experimentación en formato monumental.

Esta obra tiene una base de placas de acero soldado con cubierta de resina y cargas minerales.Es una suerte de celebración de los anónimos trabajadores del mar. Su autor, el artista oaxaqueño Alberto Aragón Reyes "se aparta de otras en la región y en el país debido a su factura expresionista y a su cuidado estudio anatómico, muy alejado del hieratismo y la desproporción que suelen caracterizar a las efigies dedicadas a Benito Juárez y a otras figuras históricas" señala el texto que acompaña a la pieza.

Aragón Reyes puntualiza que su obra sigue un camino personal, que comenzó en 1998, y cuyo desarrollo muestra una coherencia estilística y temática si se siguen las diferentes etapas que el pintor, escultor e instalador ha desarrollado en sus manifestaciones en la plástica mexicana e internacional.
La obra escultórica monumental se exhibe en el MACO desde el pasado 23 de marzo y permanecerá en el Cubo Abierto hasta el 21 de abril de este año. Resume y amplifica conceptos que han preocupado desde hace algunos años al artista, quien reunió recientemente una retrospectiva de su obra de 1998 a la fecha en el libro que tituló Abisal.

 

Fue elaborada en el estudio de Alberto Aragón, en la población de Ánimas Trujano. FOTO: Carina Pérez García

 

Procesos alquímicos

La escultura El Pescador está hecha a base de acero, resina y cargas minerales. Fue elaborada en el estudio que Alberto Aragón ha instalado muy cerca de la capital oaxaqueña, en la población de Ánimas Trujano. Se exhibe en el patio El Cubo del Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca, con acceso público durante toda la semana, excepto los martes.

El trabajo de Aragón Reyes se enfoca cada vez más en el proceso alquímico de los materiales artísticos, así como en la subjetividad y el simbolismo de sus creaciones. Busca referirse a: “algunas cosas en común que compartimos como seres humanos: deseo, pensamientos, sueños, miedo, angustia, anhelos, alegría, tristeza, pulsiones, el misterio de nuestros más profundos estados del ser. Una búsqueda de acontecimientos significativos para expresarlos mediante símbolos”.

Entre esos símbolos señala el del pez, “que vive bajo la superficie, como los peces abisales, que nadan en la zona más profunda del océano; por ello, para mí, ese símbolo, el mar y sus habitantes representan el subconsciente en forma metafórica, las pulsiones, el deseo de abundancia, la sexualidad, el instinto”.