Policías lo desaparecen en la Costa de Oaxaca

Al ser detenido, en el vehículo hallaron su uniforme de policía municipal.

Omar de la Cruz Hernández, de 18 años de edad, fue detenido y “desaparecido” por policías municipales de Santiago Jamiltepec, quienes lo interceptaron en la parte posterior del hospital general de ese lugar.

El joven, es sobrino de Marcos Bautista Hernández, quien se desempeñaba como corresponsal de NOTICIAS en esa zona y fue asesinado por el comandante de la policía municipal de ese mismo lugar, por lo que la familia presume una vengaza en la “extraña” desaparición de Omar de la Cruz.

Por estos hechos y ante la nula intervención del Fiscal comisionado en ese lugar, Isela de la Cruz Hernández presentó una queja en la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) donde se inició un expediente.

La detención

Omar de la Cruz, de 18 años, desapareció desde el pasado miércoles 15 de marzo luego de ser detenido por policías de Santiago Jamiltepec.

Isela denunció que el miércoles 15 de marzo, Omar se encontraba en el hospital número 35 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de ese lugar, donde presuntamente comenzó a escandalizar, ya que se encontraba bajo los efectos del alcohol.

Por ello fue sacado por la puerta posterior, la cual da a un callejón, donde fue interceptado por elementos de la Policía Municipal, quienes lo detuvieron, según le confiaron varios testigos.

Al día siguiente, se presentó a la comandancia de la policía municipal y se entrevistó con el director de la corporación, quien negó que su hermano había sido detenido por los elementos a su mando; pero aceptó que durante la noche anterior habían detenido a una persona que escandalizaba en al hospital del IMSS.

La denuncia

Ante la desapareción de su hermano, compareció ante el agente del Ministerio Público comisionado en Jamiltepec, donde se integró el legado de investigación correspondiente.

Isela denunció que pese a que en su declaración señaló a los policías municipales como responsables de la desaparición de su hermano, el titular de la Fiscalía no ha iniciado con las investigaciones necesarias, así como tampoco ha solicitado la grabación de las cámaras de vigilancia instaladas al interior y exterior del hospital.

Teme sea privada de la vida

La denunciante, dijo que teme por su vida y la de sus otros familiares, ya que considera que el caso es grave, debido a que quien fue comandante de la policía municipal de ese lugar, Jorge Armando Santiago Martínez, es el responsable del crimen de su tío Marcos Hernández Bautista, por lo que teme que la vida de su hermano Oscar también esté en peligro.

El crimen de su familiar

Marcos Hernández Bautista, en vida.

 

Marcos Hernández Bautista fue asesinado a las 21:30 horas del 21 de enero 2016 en San Andrés Huaxpaltepec, Jamiltepec, cuando abordaba su vehículo Volkswagen Jetta de color blanco a la orilla de la carretera federal 200.

Hasta ese lugar se presentó el primer comandante del segundo turno de la policía municipal de Santiago Jamiltepec Jorge Armando Santiago Martínez y otro implicado, quienes lo atacaron a balazos y al resultar con lesiones de gravedad falleció en el acto.

Santiago Martínez fue detenido el 25 de febrero de ese mismo año, cuando caminaba frente a la ferretería El Fénix, de Santiago Jamiltepec; el 2 de marzo de ese mismo año, quedó vinculado a proceso y se fijó el 25 de febrero de 2017 para la audiencia de debate.

Jorge Armando Santiago Martínez  fue sentenciado a 30 años de prisión por el crimen de Marcos Hernández Bautista.

A principios de este mes, al cerrar la investigación, el titular del juzgado encontró culpable a Santiago Martínez y le impuso una pena de 30 años de prisión, así como al pago de 178 mil pesos por concepto de reparación del daño.

Pide medidas cautelares

Ante el temor de ser víctima de una agresión o incluso ser levantada por familiares del comandante sentenciado y su cómplice, pidió en la DDHPO se dicten medidas cautelares a su favor a fin de garantizar su integridad y la de su familia.

La denunciante solicitó la intervención del gobernador Alejandro Murat para que ordene a la Fiscalía General del Estado y la Agencia Estatal de Investigación (AEI) para localizar al estudiante y castigar a quien o quienes resulten responsables.