Se cae a pedazos el Hospital de la Niñez de Oaxaca

Las carencias en el hospital son abundantes.

Las carencias en el Hospital de la Niñez Oaxaqueña son cada vez más evidentes y entre las deficiencias más reciente se encuentra la inestabilidad en el suministro de energía eléctrica derivado del deterioro de la instalación del nosocomio, a la que sólo se le habían realizaron parches para continuar en operación, señaló la directora general de nosocomio, Rocío Arias Cruz.

Desde el lunes pasado comenzaron los apagones menores que duraban alrededor de 10 segundos en diferentes áreas, entre ellas la de terapia intensiva pediátrica, en la que este jueves se registró el fallecimiento de dos menores de edad; sin embargo, la directora aseveró que los decesos fueron por causas propias del delicado estado de salud de los menores y como consecuencia del problema técnico.

CAPACIDAD DEL HNO

18 años

60 camas

6 camas en terapia intensiva pediátrica

6 camas en terapia intensiva neonatal

12 en urgencias

500 mil pesos para regulador de voltaje

3.5 millones de pesos para impermeabilizantes

Sin mantenimiento

En el transcurso de su vida, el Hospital de la Niñez Oaxaqueña no ha recibido mantenimiento suficiente en instalaciones, equipo y mobiliarios para optimizar su operación, situación que actualmente se refleja en diferentes áreas, indicó la directora Rocío Arias Cruz.

Para el caso de la instalación eléctrica, mencionó que en la revisión que se comenzó a partir de los apagones se ha detectado la reparación parcial en algunos tramos, los cuales trabajos que sólo parchan pero no solucionan las deficiencias en el cableado original.

Ese tipo de factores son los que han motivado en ocasiones hasta registrarse pequeños cortos circuitos, apuntó.

Sin un diagnóstico completo de la situación, la doctora adelantó que se revisa el cableado en cada una de las áreas para verificar el estado físico preciso de la instalación para comenzar con una reparación más completa.

Cambio de equipo

Es el único hospital pediátrico de primer nivel en Oaxaca, por eso la importancia de mantener ne buen estado las instalaciones.

La directora indicó que uno de los mayores responsables de esta situación es el desgaste del regulador del voltaje, el cual requiere con urgencias nuevas baterías, para las que se invertirá cerca de medio millón de pesos.

Al llegar a la administración de este nosocomio, dijo, entre los primero reportes que recibió fue la referente a esa unidad de voltaje, misma que requiere cambio desde hace tiempo debido a que sólo tiene vigencia de tres años, pero ante la falta de recursos no se adquirió, pues el pago debe hacerse de contado.

Desde diciembre del año pasado, agregó, se solicitó el paquete de baterías que requiere, por lo que espera que llegue pronto.

En tanto que el problema trata de solucionarse a través de una planta emergente de energía. Arias Cruz mencionó que algunos de los apagones en el transcurso de esta semana fueron programados por áreas, en las que se avisó con anterioridad.

Es decir, para hacer la revisión del antiguo cableado se ponía en marcha la planta de emergencia, por lo que los apagones de luz registrados en los últimos días fueron debido a dicho cambio.

Para mejorar el hospital, continúo, la Secretaría de Finanzas autorizó una inversión de 3.5 millones de pesos para impermeabilizar más de 9 mil metros cuadrados, pues paredes y techos presentan deterioro.

Niegan muertes por apagones

El jueves pasado dos menores de edad hospitalizados en terapia intensiva del HNO perdieron la vida en medio de esta crisis estructural, sin embargo la directora del nosocomio aseguró que los falleciemientos nada tuvieron que ver con las fallas en la energía eléctrica.

Explicó que los equipos en ese espacio, en particular los respiradores artificiales tienen una batería interna que ante alguna emergencia pueden seguir en funciones entre 30 y 40 minutos más, aún sin corriente.

Arias Cruz detalló que los niños se encontraban es delicado estado de salud debido a las caídas que ambos sufrieron de alturas de tres y dos metros, en cada uno de los casos, lo que les provocó daño cerebral. Ambos se internaron el lunes, cuando se agudizó el problema.

Uno de los pacientes fallecidos, de cinco años de edad, llegó al Hospital el lunes por la tarde a través de un traslado aéreo desde Jamiltepec, en la costa. El menor cayó de un árbol de tres metros de altura.

En el otro caso, el niño cayó de una altura de dos metros que le ocasionó severos daños neurológicos. El paciente originario de Ixtlán arribó al nosocomio en San Bartolo Coyotepec a las 22:00 horas, casi seis horas después de la caída.

Al llegar presentaba una hemorragia intracraneana y se operó, pero después de la intervención no logró superar el fuerte impacto y registró muerte cerebral.