Mayoría de los municipios no tratan sus aguas negras

TUXTLA, DE LOS POCOS QUE CUMPLEN

En México, menos de mil municipios tratan las aguas residuales que terminan en los principales ríos y de donde se abaste la población, de acuerdo con el apartado “Agua Potable y Saneamiento” del Censo de Gobiernos Municipales, que realizo el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
Son 827 de 2 mil 457 municipios en el país, los que cuentan con este servicio, es decir, sólo el 34 por ciento de los ayuntamientos hacen algo para que las aguas que desembocan en los afluentes estén libres de la mayor cantidad posible de contaminantes. En contraparte, de acuerdo con este estudio, es grave que mil 628 municipios del país no tengan un sistema para las aguas negras, con el impacto ambiental que esto conlleva, y el riesgo para la salud pública.
Este servicio de tratamiento de aguas residuales municipales se refiere a que al menos una fracción de las aguas servidas municipales es sometida a procesos físicos, químicos o biológicos con el objetivo de eliminar o reducir su carga contaminante, precisó el Inegi
No obstante, en el país sólo hay mil 941 plantas de tratamiento, que son operadas por el sector privado o paraestatal. Un caso de referencia es Chiapas, donde de acuerdo con datos del Instituto Estatal del Agua (Inea), hasta el año 2016 se trabajaba en un plan para reactivar 25 de las 120 plantas de tratamiento de aguas residuales.
La falta de recursos económicos es la razón de que no están funcionando, porque requieren de una inversión de entre tres y cinco millones de pesos.
De acuerdo al proyecto, la mayoría de las plantas de tratamiento que se pretenden reactivar, están ubicadas en la zona Altos, donde hay un impacto directo entre la calidad de agua y el cultivo de alimentos, entre otros municipios de la Costa y Centro.
Actualmente, sólo Tuxtla Gutiérrez cumple con esta normatividad, al tratar las descargas del poniente con la planta de tratamiento Tuchtlán, y del oriente con la de Paso Limón, antes de que el río Sabinal descargue en el Grijalva, de donde la capital, Chiapa de Corzo, Berriozábal, Usumacinta, entre otros municipios, obtienen el agua que distribuyen entre la población.