Priistas cancelan sesión en congreso de Oaxaca; evaden discurso de oposición

María de las Nieves García Fernández y Samuel Gurrión, sencillamente pastorearon a su bancada para abandonar el recinto de San Raymundo Jalpan

La coordinadora de la fracción parlamentaria del PRI, María de las Nieves García Fernández, prefirió guardar el mejor discurso de esta legislatura, a soportar las críticas a los primeros cien días del gobierno priista en turno.

Es más, ordenó a sus compañeros legisladores abandonar la sala de sesiones y romper el quórum para no escuchar al diputado Fernando Lorenzo Estrada denunciar “la inanición y parálisis en este nuevo gobierno”.

Momentos antes de que el diputado de Morena subiera a la tribuna, la coordinadora priísta presumió ante quien quería escucharla que había preparado el mejor discurso de lo que va de la legislatura, con motivo de los cien días de gobierno.

“A ver, quiero que mandes a todos los reporteros mi discurso, que citen extractos completos, está muy bueno. Distribúyelo  -a ver Maza, quiero dos copias de mi texto-, pero dáselos”, instruía al vocero de la legislatura, en el vestíbulo de la Sala del Pleno.

Ya en la sesión, recorrían todas las curules de sus compañeros para que firmaran el pronunciamiento. “Está muy bueno, yo lo hice”, manifestaba con evidente alegría.

Pero en cuanto concluyó el orden del día y el presidente de la mesa directiva, Samuel Gurrión Matías, otorgó la palabra en asuntos generales al diputado por Morena, su semblante cambio.

“¡Vámonos, vámonos! ¡Nadie se puede quedar!”, exigía a sus compañeros de bancada, quienes a toda prisa recogían sus documentos y pertenencias para salir de la sala.

Entonces solicitó: “¡Presidente, pido que se pase lista para verificar en quórum!”.

- Pero Presidente, la sesión ya está instalada--, replicaba Lorenzo Estrada desde la tribuna, a donde había ascendido para su posicionamiento.

-¡Presidente, es evidente (la falta de quórum)--, añadía García Fernández con enfado.

Sin embargo, se dio el pase de lista y se confirmó lo evidente. No había quórum, por lo que el presidente de la mesa dio por concluida la sesión.

Aunque Lorenzo Estrada no se amilanó: Solicitó a los reporteros que continuarán en la sala para escuchar “lo que a todas luces resulta incómodo escuchar para los diputados priistas”.

Así habló del Oaxaca del discurso, ensueño, escritorio; del estado de los amigos, juniors y yuppies; de la falta del plan estatal de desarrollo, inversión, acciones; la violencia y demás. Pero hasta los diputados de oposición se habían retirado.

Y continuó con su posicionamiento, a pesar que García Fernández ordenó apagar los micrófonos de la palestra.

Fue esta la culminación de una tarea que inició hace 15 días, cuando impidieron que se cuestionara al gobierno estatal. Incluso, el PRD propuso incorporarlo a la orden del día de esta sesión y se programó, pero al último minuto se bajó de la agenda.

Nadie reclamó. El PRD, PAN, Morena y PT optaron guardar silencio. Solo Lorenzo Estrada insistió en colocar el cascabel al gato. Y lo logró.