Denuncian mano negra de eólicas en asamblea comunal del Istmo

ROSELIA CHACAROSELIA CHACA

Los pescadores mareños reprobaron la violencia ocurrida durante la asamblea comunal de San Francisco del Mar.

SAN FRANCISCO DEL MAR, Oaxaca.- La agrupación Articulación de Pueblos Originarios del Istmo Oaxaqueño en defensa del Territorio (APOIO), en la que participan organizaciones y comunidades de la región, denunció y condenó los hechos de violencia que se suscitaron durante la segunda asamblea del comisariado de bienes comunales de San Francisco del Mar, la cual fue convocada para tratar, entre otros puntos, la aprobación de proyectos eólicos encubiertos como proyectos productivos para Pueblo Viejo en la zona denominada la bocabarra.

Los hechos violentos se desarrollaron luego de la intervención en la asamblea de varios oradores que rechazaban la entrega de más de 15 mil hectáreas de tierras comunales de San Francisco tierras en la bocabarra para Pueblo Viejo.

Denunciaron la complicidad del presidente municipal y el comisariado de bienes comunales, además de autoridades y políticos a nivel estatal y federal.

De acuerdo a la información brindada por la Articulación, la bocabarra forma parte del sistema lagunar y es un lugar estratégico para comunidades por ser la principal zona de pesca, actividad que es la que da mayor sustento económico a los pueblos que la rodean; miles de pescadores y sus familias dependen de esa fuente de ingresos, aseguran.

La relación con la ZEE

La fuente de estos conflictos al interior de las comunidades, se encuentra en la llamada Zona Económica Especial del Istmo de Tehuantepec (ZEE), que viene sustentando la segunda fase de desarrollo eólico en la región del Istmo, aseguraron.

“El Gobierno Federal ya autorizó la construcción de líneas de transmisión eléctrica y subestaciones que servirán para que nuevos parques eólicos se instalen en nuestra región”, 19 parques eólicos que vendrán casi a triplicar (3683 MW) lo que actualmente se produce de energía en el Istmo (2192 MW).

Señalaron que con promesas de empleo y desarrollo intentan despojar a las comunidades de su territorio, ya que la ZEE consiste en implementar cambios políticos y legales que atentan contra los derechos colectivos, cultura y autogobierno indígena, “en la que pretenden obligar a las comunidades a entregar tierras y subsidios a empresas privadas”.

Denunciaron que estos proyectos fomentan la división y el enfrentamiento al interior de las comunidades para facilitar la aprobación y entrada de estas empresas.

Como Articulación de Pueblos Originarios del Istmo Oaxaqueño (APOIO) convocaron a mantenerse alertas ante la “etapa difícil para nuestra región por los megaproyectos anunciados que consisten en el despojo de nuestro territorio”.

Asimismo, se solidarizaron con sus compañeros y compañeras de San Francisco del Mar y les recordaron que no están solos en su lucha.

Reprueban violencia en San Francisco del Mar

Los pescadores se oponen a que la zona de la bocabarra sea entrega a empresas trasnacionales. FOTO: Roselia Chaca

Los pescadores organizados y libres de San Francisco del Mar, así como comerciantes y profesionistas, en un comunicado lanzado este fin de semana, lamentaron los hechos de violencia ocurridos el sábado por la mañana durante la asamblea en las instalaciones del Comisariado de Bienes Comunales, donde resultó herido un joven.

De acuerdo a la denuncia, los pescadores contrarios al grupo del presidente de Bienes Comunales, Cayetano Martínez, y al presidente municipal Froylán Gaspar Pedro, acudieron a la asamblea y expresaron su posición contra el proyecto de inversión en la zona denominada la bocabarra con una extensión de más de 15 mil hectáreas.

“Resolvimos acudir a la asamblea de forma pacífica. Esperamos pacientemente el punto que nos interesaba, el cual significa que se nos quitará el derecho al uso común de la determinada área de la bocabarra, que con engaños pretenden otorgarse a la agencia de Pueblo Viejo".

"Los comuneros opinaron que no debía ser cedida. Ante el consenso de los oradores por la negativa, comuneros y ciudadanos de Pueblo Viejo empezaron a violentar la asamblea, donde hubo hechos lamentables”, explicaron en su comunicado.

Resposabilizan a políticos

El argumento de este grupo, es que el proyecto  afectará el  modo de vida comunitaria, el  derecho a la alimentación, así como a ser consultados sin engaños, por lo que rechazaron  la violencia, donde resultó herido de bala el joven Humberto Andrés Salinas.

Denunciaron que detrás de esta entrega están los políticos priistas María Luisa Matus y Samuel Gurrión Matías, quienes intentan crear un clima de violencia para militarizar la zona de pesca y el territorio huave.

Responsabilizaron al supuesto comisariado de Bienes Comunales y al presidente municipal de los hechos ocurridos en la asamblea.

Advirtieron que  defenderán  las tierras, su modo de vida y no permitirán la implementación de proyectos de inversión eólica en su territorio, por lo que hicieron un llamado a las organizaciones y colectivos a solidarizarse con su lucha.