Crece tensión en Chimalapas por invasores de Chiapas

Explotación forestal, el meollo de la disputa en Los Chimalapas

JUCHITÁN, Oaxaca.- La tensión retornó a Los Chimalapas luego del ataque armado de chiapanecos a tierra oaxaqueña. La incusrión tuvo como escenario el predio conocido como Nuevo San Andrés, un paraje de aproximadamente 480 hectáreas que se encuentra dentro del área en conflicto entre Oaxaca-Chimalapas y el estado de Chiapas.

La incertidumbre en la zona selvátiva reviviió y tuvo como víctimas a 9 de los habitantes de parte de chiapanecos de Cintalapa.

En el 2008 autoridades del municipio de Cintalapa, Chiapas, intentó deslindar Nuevo San Andrés entregar la zona a particulares, con el argumento de que era terrenos "nacionales"; el plan, seguir avanzando en la invasión al territorio de Chimalapas y de Oaxaca. El predio está dentro del polígono agrario de Santa María Chimalapa.

Jícara de oro

25 mil pesos oro pagó a la corona española por Los Chimalapas

900 mil hectáreas de tierras donde se asentaba Santa María

595 mil hectáreas reconoció el gobierno de Gustavo Díaz Ordas en 1967

134 mil hectáreas correspondían a San Miguel Chimalapa

460 mil hectáreas reconocidas a Santa María

 

A finales del 2010 el municipio de Cintalapa, mediante el líder tzotzil llamado Elías Hernández Hernández, convocó a indígenas tzotziles de Los Altos de Chiapas, específicamente de San Andrés Larráinzar, para invadir el lugar y formar un nuevo asentamiento que denominaron Nuevo San Andrés.

AUTORIDADES PROTEGEN INVASIÓN

El municipio de Cintalapa entregó una constancia de posesión a nombre de Elías Hernández, mediante el cual reconoce la posesión de 680 hectáreas de la invasión, entonces Elías Hernández entregó porciones de terrenos a indígenas tzotziles e inició con las gestiones ante dependencias federales agrarias para la regularización y reconocimiento de las tierras ocupadas.

Habitantes del asentamiento, sin servicios, logran que el municipio de Cintalapa conecte energía eléctrica y el agua los habitantes la acarrean del río que corre a la orilla del poblado.

A principios del 2015 llega a Nuevo San Andrés el tzotzil Miguel López López, originario de San Andrés Larráinzar, con personals vinculadas al grupo paramilitar que se hace llamar "Ejército Chamula" y de forma violenta retira del predio al antiguo líder Elías Hernández, y toma el control del asentamiento.

Miguel López invita a más indígenas de Los Altos de Chiapas a ocupar terrenos dentro del predio y cobra un pago de ingreso de 15 mil pesos; los terrenos de 30 hectáreas son vendidos entre 40 mil a 100 mil pesos.

PERPETRAN ACTOS DELICTIVOS

Pero Miguel López empieza a presionar a los habitantes de ese asentamiento a realizar actos delictivos contra los ranchos y poblados que colindan.

Lo más grave fue el robo y lesiones a los dueños del rancho El Tule, Cintalapa, Chiapas, por lo que la mayoría de los pobladores de Nuevo San Andrés reprobaron  tal acción y, en una asamblea, expulsaron del asentamiento a Miguel López y a sus seguidores (unas cinco familias) y nombraron como nuevo agente o representante a Ramiro Ruiz Pérez.

Miguel López y sus seguidores se refugiaron en Cintalapa, pero por los delitos cometidos en el Rancho El Tule, fueron detenidos gracias a la presión realizada por los dueños del rancho y por la gente que se quedó en Nuevo San Andrés.

DIALOGAN COMUNIDADES INDÍGENAS

Sin el líder, los pobladores de Nuevo San Andrés, al tener contacto y diálogo con los pobladores de las localidades de José López Portillo y de Río Frío, ambas pertenecientes a Santa María Chimalapa, aceptan y reconocen que viven dentro de terrenos de Los Chimalapas.

A finales del 2015 el municipio de Santa María Chimalapa reconoció el asentamiento de Nuevo San Andrés como su localidad, este acto provocó que fueran citados, regañados,  presionados y hostigados por funcionarios del gobierno de Chiapas y Cintalapa.

La Secretaria General de Gobierno exigió que desistieran de tal acción y el fiscal regional de Chiapas los amenazó.

Para respaldar tal hecho, el municipio de Santa María Chimalapa les construyó en el 2016 a los habitantes de Nuevo San Andrés un aula con dos anexos, donde fundaron la escuela primaria de Nuevo San Andrés que actualmente da clases a 25 niños con una maestra enviada por la supervisión de la zona de San Miguel Chimalapa y está en trámite la clave ante el IEEPO en Oaxaca.

Como venganza el Gobierno de Chiapas protegió y apoyó a Miguel López, logrando que fuera exonerado y liberado junto con sus seguidores de la cárcel de Cintalapa a finales del 2016 y quedaron a vivir en Cintalapa, desde donde con apoyo del gobierno de Chiapas tratan de recuperar la posesión del predio Nuevo San Andrés.

EN PELIGRO

Una hectárea no perturbada de la selva de los Chimalapas alberga hasta 900 especies vegetales y más de 200 especies animales, con esto se puede decir que esta selva tiene más biodiversidad que todo el territorio de Estados Unidos y Canadá.

Los Chimalapas en náhuatl significa “agua de los escudos” y en lengua zoque “jícara de oro”.