América Latina exige respeto: Peña Nieto

EL UNIVERSALEL UNIVERSAL

Peña aprovechó el 50 aniversario de la firma del Tratado para hablar sobre la buena vecindad.

CIUDAD DE MÉXICO.- Ningún Estado, por poderoso que sea, puede pretender imponer su voluntad en contra de los principios forjados por la comunidad internacional, advirtió el presidente Enrique Peña Nieto.

Por ejemplo, expuso, los países de América Latina y el Caribe son una región solidaria que demanda relaciones internacionales basadas en el respeto y diálogo, no en la intimidación.

"El Tratado de Tlatelolco es una prueba patente de la eficacia y vigencia de los acuerdos multilaterales, su esencia es clara, ningún Estado, por poderoso que sea, puede pretender imponer su voluntad en contra de los principios forjados por la comunidad internacional", apuntó.

"En este acto, los países de América Latina y el Caribe nos reafirmamos como una región propositiva y comprometida con la paz mundial, compartimos la visión de que las relaciones internacionales deben basarse en el derecho, en el respeto y el diálogo, jamás en la intimidación o el uso de la fuerza".

Durante más de siete décadas, continuó, los pueblos de las Naciones Unidas han estado resueltos a llevar a la práctica los más altos valores universales, como la paz, la seguridad internacional, los derechos humanos y el progreso social.

El presidente asistió a la cancillería a la conmemoración del 50 aniversario de la firma del Tratado para la Proscripción de las Armas Nucleares en América Latina y el Caribe, conocido como Tratado de Tlatelolco.

Sobre las armas nucleares

El mandatario aseguró que aún existen amenazas latentes, como las armas nucleares, por ello pidió acelerar un acuerdo universal sobre ello y la paz mundial, en todas sus expresiones.

Sin embargo, indicó el mexiquense, la solidaridad y exigencia debe ir más allá de este tema, por lo que también solicitó acciones para frenar el tráfico de ilegal de armas, debido a que el 44 por ciento de las muertes en la región son provocadas por armas de fuego.

Peña demandó mayores esfuerzos para que América Latina y el Caribe sigan siendo una zona de paz y desarrollo, libre de armas nucleares, pero también sin violencia, y se fortalezca a través del diálogo, el derecho y la cooperación.

Afirmó que desde la Independencia, los países de la región han estado unidos por causas e ideales, y siempre marcados por la solidaridad.

Tratado para la Proscripción de Armas Nucleares en América Latina y el Caribe

El llamado Tratado de Tlatelolco prohíbe el desarrollo, adquisición, ensayo y emplazamiento de armas nucleares en la región de la América Latina y el Caribe. Se compone de un preámbulo con sus objetivos, un Sistema de Control para verificar su cumplimiento y dos Protocolos Adicionales destinados a países extraterritoriales, incluyendo a los poseedores de armas nucleares.

Fue propuesto por el presidente Adolfo López Mateos, e impulsado por el diplomático Alfonso García Robles como respuesta al temor generado por la crisis de los misiles en Cuba. Se firmó el 14 de febrero de 1967