Sequía y desastre agrícola en el Istmo

ROSELIA CHACAROSELIA CHACA

Los cultivos apenas tienen un mes y hay una grave falta de agua. Los animales también están en riesgo.

JUCHITÁN, Oaxaca.- El campo en la región, específicamente en Juchitán, atraviesa una grave crisis por la prolongada sequía que arrastra desde hace un par de años.

La situación se agrava por la baja captación de agua en la presa Benito Juárez de Jalapa del Marqués.

Tomás Chiñas Santiago, líder del grupo campesino Tona Taati, en una reunión con campesinos, abordó el panorama actual del campo y la crisis de la represa que apenas alcanza 15 por ciento de su capacidad, lo que pone en más riesgo la producción del ciclo agrícola primavera-verano.

“Enfrenamos una situación muy crítica. Los campesinos tienen nada más esta semana para irrigar sus cultivos".

"Después van a tener dificultades para conseguir uno o dos riegos más”, explicó.

"Hay cultivos que apenas tienen un mes, porque la duración de la etapa de crecimiento del maíz es de dos meses".

EL CAMPO LUCE ABANDONADO

El dirigente campesino dijo que la sequía es por ciclos. Ésta es la más fuerte que atraviesa el campo, el cual está completamente abandonado por el Estado mexicano.

“No ha llovido desde hace algunos años. En temporada normales, antes de que se hablara del cambio climático, se mencionaba el ciclo de retorno de diez años, es decir cada diez años o hay mucha lluvia o hay sequía".

"Ahora que nos tocó esta etapa, se van cumplir los diez años, porque en 2008 y 2009 la presa estuvo a su máxima capacidad y en 2010 tuvimos lluvia atípica que inundó toda la región”.

Por ello, consideró que es necesario buscar alternativas para regar los cultivos ante la escasez.

Se están buscando opciones a través de pozos artesianos; se sugiere tecnificar el riego, como el goteo que utiliza menos agua; o incorporar pozos semiprofundos para riegos de auxilio.

DESAIRE A LOS HOMBRES DEL CAMPO

En esta reunión, los campesinos que asistieron mostraron su molestia por el desaire que recibieron de parte de la presidenta municipal, Gloria Sánchez López, y los funcionarios de Sagarpa y Sedafpa, a quienes citaron a la plática pero no llegaron.

Emilio Velásquez García, director de desarrollo rural, se tuvo que disculpar por la ausencia de la presidenta municipal. Argumentó que la alcaldesa tenía otras reuniones qué atender. Fue un desaire no sólo hacia el funcionario municipal sino hacia los campesinos convocados por él.

Los campesinos molestos por la situación, manifestaron que Emilio Velásquez repite en su cargo luego de tres años de devengar un sueldo sin que se conozcan los trabajos que realizó por el bien del sector durante este período.

En esta primera reunión que realizó, se notó la falta de convocatoria de Velásquez García con los representantes de las dependencias que atienden al sector, lo que evidencia su falta de relación con los altos funcionarios para gestionar recursos destinados a los campesinos.

A la reunión, en la que se abordaría el problema de la sequía, sólo acudió el representante de una aseguradora privada.

Ante esto algunos campesinos denunciaron que no ven en el director a un verdadero representante del campesinado en el Ayuntamiento.

Ganaderos y campesinos convocados acudieron confiados en tener un acercamiento con la presidenta municipal, como es el caso del vicepresidente del Consejo de Participación Ciudadana, Abel Toledo Gómez.

Este dirigente llevaba un documento firmado por representantes campesinos y de módulos de riego para plantearle a la edil la realización de un foro y el acercamiento con los funcionarios del sector para ver las necesidades de los productores.

Toledo Gómez declaró que el panorama de los ganaderos en el municipio, es desolador por la sequía que existe y por los niveles bajísimos de la presa.

Dijo es necesario un proyecto integral para el rescate de los ganaderos y de esta manera puedan sacar adelante sus ejemplares, tanto vacunos como ovinos.