Transportistas reculan, cancelan paro anunciado

MARIO JIMÉNEZ LEYVAMARIO JIMÉNEZ LEYVA

Los taxistas de Oaxaca laboraron ayer con normalidad, a pesar de la amenaza de protesta contra alza en combustibles.

El paro de 24 horas que los transportistas de la entidad anunciaron con motivo del aumento en el precio de las gasolinas y diesel, fracasó. Los motivos, de acuerdo a los convocantes, son diversos: la amenaza de las autoridades de retirar sus concesiones a los manifestantes, la apertura de la Secretaría de Vialidad y Transporte (Sevitra) para estudiar posibles incrementos a las tarifas, hasta el discurso manido de no afectar a la sociedad.

Desde la víspera a través de las redes sociales se anunciaba un paro total del transporte público a partir de las 5:00 horas de este miércoles, por lo que invitaban a la ciudadanía a tomar sus previsiones.

También de dio a conocer que en la protesta participarían 2 mil 500 unidades de transporte público adheridos a la Organización de Taxistas del Estado de Oaxaca (OUTEO), la Confederación Nacional de Transportistas Mexicanos (Conatram), la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y la Organización de Transportistas Agremiados de la Ciudad y del Estado de Oaxaca (TACOE), entre otras.

Sin embargo por la noche, de acuerdo a algunas versiones de los propios transportistas, los organizadores comenzaron a deslindarse del movimiento y se negaron a contestar las llamadas telefónicas de sus propios compañeros.

“Bueno, lo que nos dicen es que recibieron una amenaza de un funcionario, que no nos quieren decir su nombre, en el sentido de que si participaban en la protesta les quitarían sus concesiones”, señaló el dirigente de la Alianza del Transporte Multimodal del Estado de Oaxaca (ATMEO), Alberto Rebollar López.

Con evidente molestia expresó que esto vulneraba su derecho a la libre manifestación y sus derechos humanos.

Los únicos que se desmarcaron de la protesta fueron los empresarios del transporte urbano y suburbano de la capital del estado, que reconocieron ya haber sido recibidos por el titular de la Sevitra, Francisco Javier García López, para estudiar un posible aumento en las tarifas.

Sin embargo, la misma noche del lunes los dirigentes de las diversas organizaciones de taxis en la ciudad dieron a conocer que no participarían en la protesta, a los que posteriormente se fueron sumando otras organizaciones de transportistas.

Sin ofrecer una explicación, los dirigentes de los taxis de la capital del estado retiraron su participación en la protesta y, poco a poco, la manifestación se vino abajo.

Finalmente, la mañana del martes únicamente los integrantes de la Federación Estatal de Sindicato de Oaxaca concentraron a sus militantes en las inmediaciones de San Sebastián Tutla, con sus unidades de motor, y se dedicaron a invitar a sus compañeros de otras organizaciones a apoyar su manifestación en contra del gasolinazo.

LO QUE NO FUE

2 mil 500 unidades participarían

24 horas de paro, el proyecto

30 a 35% encarecieron insumos, dicen transportistas