Impacta gasolinazo a taxistas de la Sierra

EMILIO MORALES PACHECOEMILIO MORALES PACHECO

Taxistas en espera de su turno, pero no hay pasaje.

EMILIO MORALES PACHECOEMILIO MORALES PACHECO

Los taxistas ofrecen un buen trato a sus clientes.

EMILIO MORALES PACHECOEMILIO MORALES PACHECO

Al día es poca la afluencia de pasajeros en la base; por eso completan con medios viajes.

EMILIO MORALES PACHECOEMILIO MORALES PACHECO

Para ganarle a los piratas, en la base implementan servicios extras como wi-fi.

Comenzar la jornada laboral cuando medio mundo aún duerme y viajar con la angustia de obtener el ingreso del día, resulta cada día menos redituable para los taxistas que hacen su ruta a la comunidad de Ayutla Mixe; el gasolinazo les arrebata la posibilidad de gozar con buenos salarios.

A más de una semana del aumento a los combustibles, los taxistas de la Sierra Juárez no han aumentado sus tarifas de pasaje, a pesar del gasto extra que representa costear la gasolina. El precio lo mantienen en 80 pesos.

Pero aumentar el costo del viaje para beneficiar a los trabajadores del sector tiene como consecuencia la afectación para los pobladores de la zona Mixe y Soledad Salinas, en donde sus habitantes se dedican a las actividades del campo y sus ingresos son escasos.

Al que madruga, Dios lo ayuda

En punto de las 3:00 horas, Gustavo se encuentra listo para comenzar a trabajar. Las horas de sueño fueron pocas, pero entre más pronto comience la jornada, puede hacer más viajes.

Las puertas del sitio de taxis para Ayutla, en el centro de la capital, se abren en medio de un inmenso silencio que abraza a la ciudad.

Las unidades de motor de más de una veintena de compañeros se preparan; algunos de ellos lo hacen desde la comunidad ubicada en la Sierra Juárez.

Acompañados por el frío de la madrugada, los taxistas emprenden el viaje de dos horas aproximadamente. Si bien les va, el chofer puede realizar dos vueltas completas al día.

“Hemos aguantado este precio por dos cosas, porque la Sevitra (Secretaría de Vialidad y Transporte) no nos ha autorizado ningún alza y porque sabemos que eso sería terrible para la gente que viaje”, apunta el chofer.

Mientras espera su turno para cargar, el taxista comenta que lo prudente sería subir el precio del pasaje al mismo porcentaje que subió la gasolina, lo que representa un 20 por ciento más.

“Aunque ya no ganamos casi nada al día, aquí no podemos incrementarlo a nuestro gusto”, expresa el chofer; situación que contrasta con los sitios de taxis foráneos de la capital, quienes ya aplican nuevas tarifas.

Gustavo también visualiza otro factor: que si aumentan la tarifa, sus clientes se pueden ir con la competencia, los taxis piratas que por alguna razón logran cobrar menos.

Poca ganancia y... hasta pagan caseta de peaje

“De alguna forma ya no sabemos qué hacer”, apunta Zeferino Olivera. El chofer explica que por cada vuelta completa que realizan, los taxistas gastan más de 300 pesos de gasolina. Para no quedarse sin dinero, prefieren cargar combustible por viaje.

Los días buenos de ganancias cada vez se reducen más. Ahora gastan más dinero en gasolina y la cuenta de 350 pesos para el patrón es la misma, lo que al día resulta para los choferes una ganancia de 200 pesos.

Zeferino expone otra situación; si los pasajeros requieren de un viaje de menor tiempo, deben pagar la caseta de peaje en Mitla, la cual pasó en poco tiempo de su apertura, de costar menos de 50 pesos a 56 pesos.

Gustavo refiere que tratan de mantener tarifas en apoyo a sus pasajeros.

 

De elegir los pasajeros esta opción, implica agregar a la tarifa 10 pesos más y el chofer poner seis pesos.

“Sí nos ahorramos tiempo, pero nomás de autopista son como 10 minutos, que son más o menos como 20 kilómetros, hasta San Lorenzo Albarradas”.

Las reglas para los trabajadores de este sitio son estrictas y por eso suplican tener buena suerte para salir de la base, con una cantidad redituable de pasajeros.

“Si hay más de tres carros en la base, sólo cargan tres pasajeros para dejarle a los demás compañeros carga, pero si hay pocos taxis pueden cargar completo, por eso nos apoyamos con rutas intermedias”, explica.

"¡Hay lugares!"

La unidad que conduce Raúl, aún está fría tras una helada mañana; con los brazos cruzados, el chofer espera a que el taxi con destino a Soledad Salinas, perteneciente a San Pedro Quiatoni, en la Sierra Norte, se ocupe en su totalidad.

El hombre se prepara para su primer viaje del día, por eso espera ir con cupo lleno para empezar bien la jornada. El costo para este destino también es de 80 pesos.

“Nos ajustamos a la economía de los ciudadanos”, comenta el joven conductor respecto al costo del viaje.

Desde la base de taxis en la orilla del centro de la ciudad, el chofer se queja del gasolinazo: “Nos afecta mucho, porque ya nos resulta menos trabajar acá, pero tampoco hay muchas opciones como para dejar el trabajo”.

“Un aumento como el que se hace a la gasolina implica un aumento de pasaje y hasta ahora no lo hemos hecho”, agrega el hombre, mientras los primeros tres pasajeros del día ocupan la unidad.

Los taxistas de este sitio, más que esperar autorización de la Sevitra, lo que desean y esperan es que el gobierno federal dé una solución al tema y que al menos ya no suba más el precio del combustible. A partir de ésto establecerían una nueva tarifa.

Ahorrar un mes para viajar

Don Victoriano Chávez vive en la Sierra Juárez, en la zona Mixe. Cada vez que viaja a la capital del estado gasta 300 pesos entre pasajes y comida.

Acudir a realizar alguna compra o visitar a sus familiares representa un mes de ahorro, pues sus ingresos se limitan a trabajos provisionales en el campo.

“Con la gasolina cara sufrimos los pobres que no tenemos mucho dinero; soy puro campesino, no hay negocio, nada”, comenta el hombre mientras come una torta en la sala de espera del sitio de taxis con destino a Ayutla Mixe.

 

“Yo siembro maíz, frijol, calabaza, para comer, y el dinero lo tengo trabajando con el mismo paisano, a limpiar milpas, pizcar, con la yunta... así pasamos la vida y es muy difícil”, agrega el campesino, quien se lamenta por su situación y por el alza a la gasolina.

Dorotea Vigil también lo sufre. Un alza al pasaje sería catastrófico para sus ingresos. La mujer, de 60 años, también se dedica a las labores del campo.

Con un esforzado español, la mujer comenta: “Yo no viaje mucho para acá (la capital), no´más cuando hay enfermedad; yo vengo de otro lugar muy lejos”.

“¡Pues qué pasó Peña Nieto, no que ya no iba a subir la gasolina!”, dijo otro pasajero, quien al día gana 100 pesos en un taller de bicicletas.

Salario de taxista

La cuenta diaria es de 350 pesos

En otros casos, la cuenta es 35% para el chofer y 65% para el patrón

Gastan cerca de 600 pesos de gasolina al día

Peaje de 56 pesos por menos de 30 kilómetros

Cupo lleno: 400 pesos