Adoptar un perro es... ¡tener mucho corazón!

JAVIER JARQUÍNJAVIER JARQUÍN

El 80% de los perros callejeros tiene dueño.

JAVIER JARQUÍNJAVIER JARQUÍN

Carlos, integrante de Colmillo Blanco, explica que los perros callejeros son la segunda principal problemática en las colonias.

JAVIER JARQUÍNJAVIER JARQUÍN

Los perros callejeros pasan hambre, maltrato y enfermedades.

JAVIER JARQUÍNJAVIER JARQUÍN

Son parte de la familia y requieren los mismos cuidados y amor que cualquier integrante.

Seguramente los has visto merodeando en la calle, olfateando y sacando alimento de la basura, sucios y casi en los huesos. Alguna vez te has preguntado ¿cómo es que llegaron ahí y quiénes son los responsables de ello?

Aunque no hay una cifra real del número de perros callejeros en Oaxaca, se estima que hay uno por cada siete habitantes, lo que equivale a más de 37 mil caninos, de los cuales al menos el 80 por ciento tiene dueño.

Carlos Morales, de la Asociación Colmillo Blanco, dedicada a la promoción de los derechos de los animales, explica que la proliferación de éstos, después de la inseguridad, se ha convertido en la segunda principal problemática en las colonias, debido a las afectaciones a la salud.

Su presencia en las calles puede ocasionar que una persona sea mordida, debido a que cuando los perros entran en etapa de celo forman jaurías y se tornan agresivos. De la misma manera provoca enfermedades porque las heces fecales llegan a afectar la piel, aparato digestivo, causan problemas respiratorios, alergias, y pueden afectar órganos como el corazón e hígado.

La problemática -expone- no es ocasionada por el perro, sino por los dueños irresponsables.

Contrarrestar con esterilización

Hasta antes del 2010, el destino de los perros que vivían en las calles era la muerte por sacrificio. En el Centro de Control Antirrábico y Canino de Oaxaca de Juárez se llevaban a cabo acciones crueles de control. Los animales que llegaban a este lugar eran electrocutados o inyectados y después incinerados.

A través de grupos defensores de animales se logró cambiar la política del sacrificio animal por la de la esterilización masiva; aunque argumentando falta de recursos, las acciones no se han desarrollado de manera prioritaria por parte de la autoridad municipal.

La esterilización es una de las mejores maneras de evitar perros callejeros.

 

Todos los martes y sábados, la esquina que forma Matamoros y Martiniano Aranda ubicada en el barrio El Peñasco justo a una cuadra de la Plaza de la Danza, se convierte en un punto de reunión singular. Ahí, el amor, complicidad y fidelidad entre el ser humano y quien es llamado el mejor amigo, se ve reflejado en una muestra de responsabilidad.

En ese sitio se ubica el centro de esterilización a bajo costo, fundado por Colmillo Blanco en 2011 como un servicio a la comunidad.

Cada esterilización es realizada por 150 pesos, el 10 por ciento del costo de cualquier veterinaria, ya que ésta se desarrolla sin fines de lucro.

El mejor perro tiene el mejor dueño

Su nombre es Mandi. Es un macho con aspecto de bulldog. Hace tres año llegó a la casa de Nancy Córdoba, quien afirma contenta: "yo no lo escogí, él nos adoptó".

“Insistió mucho en quedarse en casa. Hizo un hoyo y se metió, tapamos el hoyo y se volvió a meter. Era tanta su insistencia que decidimos dejarlo en casa”, explica mientras espera en la fila con Mandi para su esterilización, consciente de la importancia de evitar la proliferación de perros.

La esterilización es una de las mejores maneras de evitar perros callejeros.

 

En cada camada, los perros callejeros pueden llegar a tener hasta diez cachorros en dos o tres camadas por año en un periodo de seis años, que es el promedio su estimación de vida por estar expuesto a múltiples riesgos.

Los motivos de abandono, indica Dulce María García García, secretaria de la Asociación Civil Colmillo Blanco, son principalmente la falta de responsabilidad del dueño, la falta de espacios en el hogar, los gastos que representa su manutención, cambio de casa o de ciudad, así como por algún problema físico o de salud en el perro.

"Con mucho corazón"

Así le ocurrió a Bobi, un maltés que fue echado a la calle por ser ciego. El cachorro fue rescatado hace 16 años. Hoy es un perro anciano que se mueve despacio y con la precaución que ingresa por sus fauces a través del olfato.

Boby es un perro ciego que fue rescatado hace 16 años.

 

La asociación también rescató a un perro con media nariz que fue encontrado en un arroyo junto a la placenta de nacimiento. Otro más fue liberado del antirrábico antes de que fuera sacrificado, como ocurrió con su madre y hermanos. El cachorrito tenía un tumor en el estómago que lo hacía más vulnerable. Uno más fue un cachorro a quien le faltaba una pata.

El activista señala que tener un perro es una prueba muy grande que sólo puede cumplir una persona con mucho corazón.

“Para tener un perro hay que tener un corazón muy grande, porque requiere de paciencia, amor y cuidados.”

Aunque los casos de adopción de perros con alguna discapacidad son contados, sí existen historias de este tipo. "El perrito al que le llamábamos Tres Patas, fue adoptado por una señora porque quería dejar una lección de vida a su hijo, a través del cuidado de un perro diferente".

Reglamentar para responsabilizar

Para Carlos Morales, una de las maneras en las que podría abatirse la proliferación de perros callejeros, es la reglamentación con acciones de sanción para dueños irresponsables.

Para tener un perro hay que ser de gran corazón.

 

La autoridad no ha puesto atención en muchas cosas desde que los dueños no vacunan a sus perros. Debería haber un reglamento que obligue a los dueños a ser responsable, que eso signifique que tenga al corriente sus vacunas y todas sus desparasitaciones, la identificación del dueño y del perro.

“Así como llegan las multas por estacionar mal un carro, debería de multarse a quienes son dueños irresponsables”.

¿QUIERES UN PERRO?

Antes de decidirte a adoptar o comprar un perro, debes considerar los siguientes cuestionamientos que plantea el grupo Acción Animal Oaxaca:

1.-¿Toda tu familia está de acuerdo en adquirir un animal de compañía?

2.-¿Tendrás tiempo para atenderle?

3.-¿Tendría un espacio adecuado?

4.- ¿Le darías siempre un alimento adecuado?

5.- ¿Cuando deje de ser cachorro, lo cuidarás igual?

6.- ¿Lo sacarás a pasear?

7.- ¿Limpiarás sus excrementos todos los días?

8.- ¿Te encargarás de su higiene?

9.- ¿Estás dispuesto a educarle con cariño?

10.- ¿Serás capaz de amarlo y comprometerte a cuidarle para siempre?

Si no has respondido SI a todas las preguntas, piénsalo dos veces… por tu bien y el del animal adoptado. Infórmate antes de decidir.