Oaxaca, "carro completo" en Infomatrix 2016

Oaxaca.- Con robots tipo minisumo y un cortometraje, cinco jóvenes oaxaqueños regresaron de Rumania tras poner muy en alto el nombre de México y de Oaxaca, al ganar el "carro completo" y colocarse en los tres primeros lugares del medallero del certamen Infomatrix 2016 que tuvo como escenario Bucarest, la capital de ese país.

María Fernanda Pacheco Vásquez, Denes Luna López, Diego Fernando Ibarra Esperanza, Gabriel Alejandro Sánchez Martínez y Víctor Antonio Vásquez Tejada, son los autores del triunfo quienes, con ayuda de su asesor, Alejandro Enrique Arenaza Villavicencio, desarrollaron sus habilidades en la elaboración y programación de robots en pequeñas dimensiones.

Primera oaxaqueña

Con el triunfo de este equipo conformado en el Club de Robótica del Colegio de Bachilleres del Estado de Oaxaca (Cobao) 01 Pueblo Nuevo, María Fernanda se convirtió en la primera estudiante oaxaqueña en acudir a esta competencia, que además sigue siendo considerada mayormente para hombres.

Con su robot para lucha en minisumo obtuvo la medalla de bronce.

"Accedí al club de robótica porque mis compañeros me contagiaron este entusiasmo de crear piezas con movimiento", indicó.

Orgullosa de sus orígenes y convencida de que el mundo de la robotica será su futuro, la joven de 16 años tiene en mente trabajar profesionalmente en la elaboración de prótesis robóticas; para ello se fijó como meta estudiar el nivel superior en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) o en el Tecnológico de Monterrey.

Para María Fernanda este gusto, dedicación y habilidad por la robótica no ha sido nada sencillo, pero agradece el apoyo de sus compañeros porque, al ser la única mujer en el equipo, todos ellos le han dado la confianza que en muchos otros lugares se les niega a las jóvenes de su edad.

Baño de oro

Denes Luna López es el joven que le dio a este club "de tiempos libres" una presea dorada. Participó con un robot autónomo midiendo habilidades y talento con estudiantes de 48 países, llegando a disputar la final con adolesctes de Rumania, Estados Unidos e Indonesia.

En esta justa, también tuvo la oportunidad de conocer diferentes formas de trabajo para la elaboración de robots con un peso de 500 gramos y con medidas de 10 por 10 centímetros.

Denes tuvo la inquietud de trabajar en el ámbito de la robótica por influencia de su hermano, quien hace un año participó en esa misma competencia y obtuvo una medalla de plata.

Además de sus intereses en este medio, el joven de 17 años de edad estudia en la capacitación de diseño arquitectónico (Daco), en este plantel del Cobao.

GRATA EXPERIENCIA

Diego Fernando Ibarra Esperanza, otro de los participantes del Infomatrix 2016, realizó un balance del desempeño que presentaron en Rumania, aunque reconoce que México afronta graves deficiencias educativas, indicó que cuando la dedicación y esmero permiten que esas barreras se estrechen. "No se trata de ver lo malo, sino que nuestras las habilidades fueron mejores".

El robot autónomo de Diego fue construido con base en una piramide, teniendo así mejores condiciones para no perder el equilibrio. "La gente piensa que México es un país de tercer mundo, pero aquí también hay talento. Otra vez los oaxqueños dan la cara y traen buenos resultados al pais", subrayó.

Otro de los ganadores fue Víctor Antonio Vásquez Tejada, que obtuvo medalla de bronce; el estudiante habla sobre el esfuerzo que implica el participar en este certamen. La tarea para llegar a Rumania comenzó desde hace un año luego de ganar la competencia de Robomatrix, donde obtuvieron el pase internacional.

Ya con ese requisito, los jóvenes debieron buscar el apoyo económico que en su mayoría salió del bolsillo de sus familias. Cada minirobot se estima en los cinco mil pesos para su elaboración.

Cineasta y documentalista

Gabriel Alejandro Sánchez Martínez, obtuvo medalla de platino con el cortometraje Papel en el que rescata las costumbres y sueños de un niño de un pueblo del estado de Oaxaca.

Con una gran perspectiva de las costumbres oaxaqueñas, Gabriel plasma en la lente las aspiraciones de un niño indígena que sueña con ser alguien importante para ayudar a su comunidad de origen.

Con este triunfo, el alumno del Cobao se coloca como el oaxaqueño más joven en ganar un certamen de video en una competencia de carácter internacional.

Incubadora de talento

El Club de Robótica tiene ocho años de historia. En una primera etapa trabajó como club de informática, tres años atrás decidieron cambiar la programación por el desarrrollo de robots.

Asesorados por el M.E. Alejandro Enrique Arenaza Villavicencio, el Cobao, a través de sus alumnos del club de robótica, han tenido una notable participación con un amplio reconocimiento de la comunidad estudiantil y universitaria, dado que en Rumania acuden instituciones de nivel superior de todo el orbe con presencia de las potencias que son líderes en este rubro como Japón, Francia, entre otros.

Arenaza Villavicencia, ha llevado de la mano a estos jóvenes en la integración y ejecución de los proyectos, desde drones hasta complejos equipos de mini-sumo con los que han ganado estos certámenes.