Bloqueo de la 190 en Nochixtlán cumple 24 horas; convoy Policía Federal sigue varado

Oaxaca de Juárez, Oaxaca.- Integrantes de la Coordinara Estatal de Padres de Familia y maestros de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE)  cumplen un día con el bloqueo que instalaron desde el lunes en la carretera federal 190 México - Oaxaca y la 135 con dirección a Tehuacán, en el tramo que pasa por Asunción Nochixtlán.

Al amanecer de este martes, al menos 300 manifestantes impiden el paso vehicular en ambos sentidos, y sobre todo el avance de un nutrido convoy de elementos de la Policía Federal que se dirigían a la capital de Oaxaca.

Durante las primeras horas de este martes, decenas de camiones de carga y autobuses de pasaje estaban varados y a la expectativa de que se reabriera la circulación, sin embargo los padres de familia, encabezados por la presidente de la Coordinadora de Padres de Familia, Adriana Linares Arroyo, cada dos horas dan paso a las unidades en ambas carreteras.

A la par de estos bloqueos, se mantienen otros tres en la región del Istmo de Tehuantepec: sobre la carretera 190, en Tequisistlán en el kilómetro 201; en Jalapa del Marqués kilómetro 221 y en Juchitán en el kilómetro 258.

Los bloqueos y manifestaciones que se desarrollan en las regiones del interior del estado son para exigir la liberación de los líderes magisteriales Rubén Núñez Ginez y Francisco Villalobos detenidos el pasado fin de semana por la imputación de delitos federales.

 

 

CONTEXTO

El unes por la tarde, cerca de 12 autobuses con Policías Federales circulaban sobre la 190 en dirección a la capital del estado, pero al pasar por Nochixtlán cientos de padres de familia les impidieron el paso acusándolos de intentar llegar al primer cuadro de la ciudad para desalojar a los maestros que están en plantón.

Los habitantes de esa comunidad de la Mixteca formaron cadenas humanas frente a los federales, pusieron maderas con clavos, y algunos se alistaron con palos y tubos ante un posible enfrentamiento.

Luego de encarase, gritar consignas y recibir refuerzos de maestros y tutores de comunidades cercanas, ambos grupos se mantuvieron en tensa calma; hasta el momento federales siguen varados por el bloqueo.