Los ángeles y tus hijos | Guía de Arcángeles

Era un día hermoso, estaba emocionada, pero también muy nerviosa fue el día que nació mi hija.

Cuando te dicen “todo cambia cuando nacen tus hijos”, no se comprende la magnitud del acontecimiento.

Recuerdo que desde que mi hija estaba en el vientre, la bendecía, le platicaba con su papá. Ese momento fue hermoso y agradezco a Dios por tan maravilloso acontecimiento.

No a todos nos ocurre de igual forma, muchos bebés nacen en un entorno de desesperación, preocupación  o no son deseados.

Muchos papás y mamás que atiendo en las canalizaciones no saben qué hacer con sus hijos. Se preocupan, están enojados con ellos, o tienen miedo. Miedo de saber si están educando bien a sus hijos o se preguntan “¿En qué momento cambió mi hijo o hija?”

Nadie es perfecto, en consecuencia, los tratamos como nos trataron o como nos dieron a entender. Repetimos patrones de sufrimiento o preocupación en nuestra niñez, y no nos damos cuenta o nos vamos al extremo. Cuando eso sucede, tendemos a ser permisibles y dejamos que hagan lo que quieren y no ponemos límites. Muchas veces haciéndolos irresponsables.

Quiero por favor que con el corazón en la mano, seas papá o mamá, me contestes estas preguntas, sólo es para ti. Los únicos testigos son Dios y los ángeles.

¿Qué tiempo les dedicas de calidad a tus hijos?

¿Cómo les hablas? ¿Les gritas todo el tiempo? ¿Los humillas?

¿Los comparas con su hermano o amigos o primos?

¿Crees en ellos? ¿Tienes miedo a corregirlos?

¿Qué ejemplo les estás dando?

¿Le das más tiempo a tus amigas o amigos? ¿Estas más en el celular que con ellos?

¿Eres demasiado responsable y todo el tiempo estás trabajando?

¿Te da culpa de que trabajas todo el día y les das todo el dinero y con eso cubres el tiempo?

¿Oras en positivo por ellos? ¿Los llenas de ángeles?

No es necesario que me contestes a mí, pero recuerda que estas preguntas las están respondiendo tus hijos en su vida en cada acto que están haciendo.

Cuando nos dice Dios que son herencia de Él nuestros hijos. Me pregunto ¿Qué estamos haciendo o dejando de hacer?

Debemos de ser alfareros y moldear sus caminos, sin ponerle la carga de que ellos hagan lo que no pudimos hacer nosotros con nuestra vida. Amarlos, pero corregirlos, debemos saber que todos tenemos diferentes formas de percibir las cosas y que muchos son visuales, auditivos, sensitivos. Si tu hijo es visual, por más que le grites no te escuchará, él aprende con cosas visuales (este tema es muy extenso).

Los ángeles, una y otra vez me lo repiten que ellos cubren y protegen a nuestros hijos y que nosotros debemos cambiar la actitud de negativo a positivo.

Después de lo que te he compartido, me gustaría darte el mensaje de los ángeles en esta semana, recíbelo con el corazón abierto y confía que si estás leyendo este artículo, es para ti.

CONTACTO:

Facebook: Guía de arcángeles por Mirian Zavaleta M.

Instagram: guiadearcangeles

Celular, WhatsApp: 961 199 94 22