Ana Cristina, la ex seleccionada nacional de natación de Oaxaca que venció el cáncer

El deporte le dio fortaleza

La ex seleccionada nacional de natación oaxaqueña Ana Cristina Arnaud Álvarez rompió su propia marca, al vencer en la competencia más importante su vida, a un cáncer de mama invasivo con metástasis, que le fue detectado a finales del 2018.

“El diagnóstico médico me sacudió, pero nunca busqué culpables, ni me cuestioné por qué a mí; por el contrario, la fortaleza física y mental que me formaron como deportista me ayudaron a enfrentar la enfermedad y a buscar alternativas para superarla, porque yo no quería morir y dejar en la orfandad a mis dos pequeñas hijas”, señaló la primera medallista oaxaqueña en un campeonato nacional de natación.

La mundialista Ana Cristina Arnaud afirmó que a partir de ese momento ella supo que era otra competencia que tenía que vencer, por lo que entonces recordó las pláticas que recibía por parte del entrenador Israel Antonio Infante, para visualizar lo que tenía que hacer en la alberca, la mentalidad y fortaleza con la que debía nadar para conseguir el objetivo deseado.

Un año después de que fue diagnosticada con cáncer de mamá invasivo en etapa cuatro con metástasis en los ganglios linfáticos de la axila derecha, esternón e hígado, la ganadora del Premio Estatal del Deporte en 1994 recibió el resultado de las pruebas médicas en el que se le informó que se encontraba limpia de cáncer.

PRIMERA MEDALLISTA OAXAQUEÑA EN NATACIÓN

La sirena oaxaqueña Ana Cristina Arnaud Álvarez se inició a los ocho años edad en la práctica de la natación en la Escuela Acuarela de la ciudad de Oaxaca de Juárez, Oaxaca, en donde tuvo como entrenadores a Miguel Ángel López, Erick Hernández, Luis Álvarez e Israel Antonio; así como la dirección técnica de Tomás Pría (qepd).

Prácticamente dos años después inició su actividad competitiva al participar en el Torneo de Natación de Nuevos Valores, que se realizó en Oaxtepec, Morelos, en el mes de agosto de 1992, donde logró su calificación al Campeonato Nacional de Curso Corto, que se realizó en febrero de 1993 en la Ciudad de México.

Después de ganar varias competencias estatales como la Copa Acuarela y la Copa Acuática Robles Ríos, así como un dual meet en Puebla, entre otras, Cristina Arnaud se convirtió en la primera oaxaqueña en obtener una medalla en un Campeonato Nacional de Natación, que se disputó del 10 al 13 de febrero de 1994 en Morelia, Michoacán. Subió al podio para recibir sendas preseas de plata en las pruebas de 100 metros mariposa y 200 metros combinado individual, en la categoría infantil B (11-12 años).

Esas dos medallas de plata la convirtieron a la bracista Ana Cristina Arnaud en la primera oaxaqueña en una Selección Mexicana de Natación, que asistió al Campeonato de Natación de Centroamérica y México (Camex), que se celebró en agosto de 1994 en San José, Costa Rica.

La sirena oaxaqueña consiguió en el Campeonato Camex de 1994 una medalla de plata en la modalidad de 4 x 100, además de una cuarta y sexta posición, en los 100 metros mariposa y 200 metros combinado individual.

Con esos resultados, a los 13 años de edad, Ana Cristina Arnaud Álvarez se hizo mecedora al Premio Estatal del Deporte 1994, convirtiéndose al mismo tiempo en la primera nadadora oaxaqueña en ser galardonada como la mejor deportista oaxaqueña.

1994

Año en que gana el Premio Estatal del Deporte

RUMBO A LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE SIDNEY 2000

Al igual que su paisana Paola España López, la nadadora oaxaqueña Ana Cristina Arnaud Álvarez buscó dar la marca para representar a México en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000.

La oaxaqueña realizó con la Selección Mexicana de Natación una gira por Australia, en la que participó en la pruebas de 100 y 200 metros mariposa, así como 200 y 400 metros combinado individual en la Copa del Mundo y Gold Coast, que se realizaron en el mes de enero del año 2000.

Con 19 años de edad, la sirena oaxaqueña se quedó a dos segundos con seis centésimas de dar la marca para calificar a los Juegos Olímpicos de Sidney 2000, por lo que volvió a intentarlo en el proceso rumbo a los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

“No me sentí frustrada, aunque al principio un poco decepcionada por no haber conseguido el sueño olímpico”, aseguró la ex seleccionada nacional oaxaqueña Cristina Arnaud Álvarez.

2

Segundos separaron a la nadadora oaxaqueña de los Juegos Olímpicos de Sidney 2000

Siempre ligada al deporte

Ana Cristina Arnaud Álvarez dejó la natación competitiva para continuar con sus estudios profesionales, por lo que emigró al estado de Nuevo León para estudiar la Licenciatura en Contaduría Pública y Finanzas en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, universidad a la que tuvo la oportunidad de representar en varios torneos de natación.

Posteriormente, estudió en España la Maestría en Administración Financiera. Y retornó a la República Mexicana para laborar en el Banco Santander de la Ciudad de México.

Retirada de la natación, pero no del deporte, la oaxaqueña Ana Cristina Arnaud Álvarez participó en el Maratón de Chicago, así como el Medio Maratón de San Francisco y corrió en dos ediciones el Medio Maratón de la Ciudad de México.

En el año 211, la ex seleccionada nacional de natación Ana Cristina Arnaud recibió la invitación de Tomás Pría y Beatriz Esesarte para trabajar en nuevo proyecto, en Acuarela Natación Acuasomática, junto con la también ex nadadora Pamela Rosas, pero no se concretó, por lo que su estancia en su natal Oaxaca fue temporal.

Radicando en la Ciudad de México, Ana Cristina Arnaud se casó el regio Alejandro Leal, quien en el 2017 recibió una oferta de trabajo en su natal Monterrey, Nuevo León, por lo que la oaxaqueña emigró nuevamente a la Sultana del Norte, ciudad en la que sigue laborando para la misma institución financiera en la que trabajó en la capital del país.

Tratamiento de quimioterapias y radiaciones

Después de recibir el diagnóstico médico de cáncer invasivo de mama con metástasis, Ana Cristina Arnaud se dio a la tarea de informarse sobre la enfermedad y el tratamiento que debía seguir, así como elegir al médico con el que iba a llevar su tratamiento.

Por lo avanzado de cáncer no era candidata a cirugía, por lo que el médico oncólogo le recomendó 16 sesiones de quimioterapia y 30 radiaciones, con la advertencia de que las primeras cuatro sesiones serían de aplicación amplia, debido a que el tumor estaba muy avanzado.

“El día de la celebración de la Virgen de Guadalupe no lo olvido, porque el 12 de diciembre del 2018 me fue aplicada la primera dosis de quimioterapia. Confíe en Dios y me mentalicé en que llegaba a una competencia en la que tenía que vencer”, recordó la nadadora mundialista.

Comentó que sus esposo siempre ha sido a fin a lo naturista, por lo que aunque Cristina Arnaud nunca ha tenido problemas con su peso, buscaron la asesoría de un nutriólogo para hacer un cambio en su alimentación que contribuir a soportar el tratamiento y a vencer el cáncer.

Después de las primeras cuatro terapias, en febrero del 2019 le realizaron un nuevo escaneo médico y el tumor cancerígeno se había reducido en un 90%; continúo con el tratamiento y para septiembre del 2019 la reducción del tumor ya era de un 95 por ciento.

Un año después de iniciar el tratamiento oncológico, en diciembre del 2019 el escaneo realizado Ana Cristina Arnaud Álvarez resultó limpio de cáncer, y en marzo de este 2020 volvió a salir limpio.

Consideró que sus hijas, Roberta y Elena, de cinco y dos años de edad, respectivamente, fueron la motivación principal para enfrentar el cáncer de mama; así como el apoyo incondicional de su esposo Alejandro Leal,  de su mamá María Cristina Álvarez y su papá Jorge Arnaud.

A pesar de que sabe que sus chequeos médicos deberán ser constantes, a sus 39 años de edad, la oaxaqueña Ana Cristina Arnaud Álvarez sentenció que “estoy segura de que aún tengo una misión en la vida”.