"Podríamos quebrar, pero no vamos a exponer vidas en pleno semáforo rojo": Hoteleros de Oaxaca

EMILIO MORALES EMILIO MORALES

El empresario hotelero indicó que debido a que el virus no está controlado en su totalidad, lejos de aportar a la economía abriendo los establecimientos podría empeorarse la situación de salud.

El incremento de casos COVID-19 en la capital del estado mantiene en dilema al sector hotelero de Oaxaca, pues por un lado penden de un hilo debido a la falta de actividades, y por el otro no hay condiciones sanitarias para reactivar.

“Anímicamente sería un buen punto la apertura y sentirnos productivos. No estamos preparados económicamente para mantenernos cerrados porque junio fue el mes que derramó la gota del vaso. No hay fuerzas en el tema económico y muchos que tenemos empleados al cien por ciento veremos cómo hacerle porque no vamos a aguantar. Los gastos siguen corriendo al cien por ciento, esos no paran”, indicó el presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles de Oaxaca, José Rivera Espino.

Pese a lo anterior, agregó “lamentablemente no hay condiciones, muchos sectores económicos no acataron las medidas y lo vemos en las calles como hay establecimientos abiertos, el comercio formal nunca acató, están abiertos en su totalidad”.

Hasta ayer lunes carecían de información oficial respecto del reinicio de labores en todos los sectores productivos a partir del 1 julio como se había estimado.

En el transcurso del día las y los integrantes del Cabildo deliberaron al respecto y será este martes cuando en sesión indiquen lo procedente.

“Esto es como un teléfono descompuesto porque a final de cuentas al gobierno federal nos indica que estamos en semáforo rojo, el gobernador indica que a partir del 5 de julio podremos entrar a la fase naranja y el municipio indica que no hay luz verde como para poder iniciar. No sabemos a quién creerle, sin embargo, sabemos que tenemos que acatarnos al municipio”, expuso.

El empresario hotelero indicó que debido a que el virus no está controlado en su totalidad, lejos de aportar a la economía abriendo los establecimientos podría empeorarse la situación de salud.

“Lejos de ayudar, vamos a reaperturar, no vamos a tener clientes y a final de cuentas vamos a salir afectados en el tema de salud”.

Pérdida de empleo

De su lado, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios Turísticos (Canaco-Servytur), Ernesto Gutiérrez Jiménez, indicó que hasta que el ayuntamiento capitalino no indique lo contrario, los agremiados a esta cámara continuarán sin actividades.

“Únicamente abriéremos cuando la autoridad nos indique y con las instrucciones que nos de la autoridad sanitaria. Desgraciadamente ha sido una situación que económicamente ha afectado a todo mundo y a nuestros afiliados desde luego. Unos ya no pueden seguir con sus negocios cerrados, pero tendremos que privilegiar la salud, después lo económico”, manifestó.

En este sentido solicitó a la autoridad municipal establecer reglas claras de reapertura para que, en ánimo de evitar al máximo los contagios, los comercios hagan lo que les corresponde.

El panorama actual -señaló- cada vez es más difícil y sigue sumando negocios que no podrán volver a abrir y que consecuentemente generará pérdida de empleos.

El efecto se verá en las próximas semanas si es que los casos de COVID-19 no disminuyen.