Automedicarse puede derivar daño hepático

Carlos Díaz Vázquez Carlos Díaz Vázquez

En Chiapas se ha detectado que muchas personas prefieren automedicarse.

Durante la pandemia del COVID-19 en Chiapas se ha detectado que muchas personas prefieren automedicarse, guiándose de otras personas,  a consultar con algún médico sobre sus síntomas y el posible tratamiento que podrían llevar.

Esa situación representa un riesgo en la salud de las personas,  puesto que podría derivar una afectación mayor que complicaría el proceso de curación, destacó  Francisco Arturo Mariscal Ochoa, subdirector de atención hospitalaria de la Secretaría de Salud.

El médico explicó que  el hígado es uno de los principales órganos que puede resultar dañado por el consumo sin prescripción e indiscriminado de medicamentos, y a la larga puede derivar en algún daño hepático.

“Todos los medicamentos se metabolizan en este nivel, es decir que existen ciertas concentraciones del mismo que el cuerpo puede desechar de forma normal, cuando se sobrepasan esas dosis se fuerza el hígado y puede resultar lesionado” indicó.

Ante el panorama de la pandemia, mencionó Mariscal Ochoa, son  muchas las personas que desafortunadamente prefieren automedicarse para hacer frente al COVID-19 que acudir a las clínicas; a veces decisión podría es diferencia entre la vida y la muerte, sobre todo en personas que presentan una comorbilidad.

“Implica un peligro ingerir un medicamento que no sabemos el efecto que pueda tener en el cuerpo; eso puede llevar a retrasar la atención médica especializada, a veces muchos deciden acudir a las clínicas de atención respiratoria COVID, cuando su situación es delicada” mencionó.

En una automedicación, dijo,  el paciente no tiene conocimiento de la dosis que puede consumir o,  lo que resulta más preocupante, no sabe si es alérgico a la sustancia activa de ciertos medicamentos.

En el caso del COVID-19, refirió, al ser confundido con otra enfermedad como gripa o resfriado, muchas personas abusan en la ingestión de antihistamínicos, antigripales, o fármacos de venta libre como analgésicos o antiinflamatorios como el diclofenaco y el paracetamol; esto, a la arga podría traer consecuencias negativas en el hígado.

“ Por fortuna existe un control en la venta de medicamentos a través de recetas médicas, eso  permite que las personas no consuman de forma indiscriminada los antibióticos, que hacerlo conlleva un riesgo más alto para la salud” apuntó.

Recordó que no todos los medicamentos aplican para los mismos síntomas, tampoco  tienen los mismos efectos, por eso recomendó que es importante que sea un médico profesional quien  prescriba los medicamentos según los síntomas y condiciones del paciente.