Falta de inspiración; la significatividad de la comida

Consultorio del Alma, cuenta conmigo

Por regla general, en el transcurso de la vida se nos presentan situaciones que despiertan estados afectivos que deshabilitan funciones psíquicas que muchas veces no tenemos presentes, pues de manera ordinaria realizamos actividades sin percatarnos de las fuerzas que están en juego.

A propósito de lo que tratará este artículo, una de las funciones necesarias para ello pareció ausentarse, pues demoró en llegar, como popularmente se dice, la inspiración. Únicamente a quien le sucede este tipo de fenómenos puede encontrar los motivos de ello.

Oposición y fracaso

Este lunes realizaremos la segunda emisión dentro del marco de Charlas en Cuarentena de Sabores que Sanan. En la primera emisión presentamos esta nueva sección que se emitirá cada semana, así también abordamos la significatividad de los alimentos, pues es en ella donde en muchas ocasiones encuentra cobijo la oposición a realizar una dieta. Sin embargo, el fracaso al intentar cambiar la alimentación no solo encuentra explicación en dicha significatividad, también en los estados afectivos que el involucrado alcanza en su manera de comer.

Mientras hablábamos durante el programa con la doctora Sofía, de lo mencionado anteriormente, recordé un alimento que disfruto sobremanera por el significado afectivo que tiene; además de que puede ser muy variado, es delicioso.

El recuerdo

De pequeño acompañaba a mi padre a su taller, en infinidad de veces por el compromiso que tenía al trabajo, se le hacía tarde para que fuéramos a comer a la casa o en definitiva no íbamos; en tal caso, comíamos en la casa de don Nacho. Cuando él sabía que nos demoraríamos, mandaba a traer tortas, eran momentos muy especiales, pues se dirigía a mí con ternura y me decía que era un tentempié, que procurara no llenarme, pues pronto iríamos a comer a la casa.

En ocasiones, el momento coincidía con la hora de comida de sus trabajadores, quienes por lo general llevaban sus alimentos, así que era también un momento de convivencia y de risas. Muchas veces no entendía de qué reían los adultos, pero aún así reía también, a veces por imitación, otras porque me contagiaba de su alegría.

De esta manera, las tortas pasaron a ser una de mis comidas favoritas, no solo por su delicia, pues en ellas se reúnen los montones de afecto que tienen los recuerdos, pero principalmente el lazo afectivo con mi padre, la preocupación porque yo estuviera bien, a pesar de que en momentos era muy estricto, cosa que a los niños no les agrada o viven de manera denigrante, aunque en mi caso solo lo veía como un padre enojón.

Reflexión

Así como en ocasiones nos vemos imposibilitados a realizar algo y adjudicarlo a la falta de inspiración, también la imposibilidad a cambiar de alimentación, ya sea por motivos de salud o estéticos, encuentran explicación en las profundidades del alma.

Recuerda

Hemos preparado un espacio de orientación, titulado Charlas en cuarentena, que se transmite de lunes a viernes en punto de las doce del día a través de www. http://mixlr.com/radiounivas. ¡No te lo pierdas!

¿Quieres saber más? Pide informes y ¡Hazte escuchar por un psicoanalista del INEIP A.C.!

Síguenos en Facebook: Instituto de Estudios e Investigación Psicoanalítica A.C.-INEIP o llámanos al 951 244 70 06 / 951 285 39 21.

seip.sc.psic@gmail.com