Oaxaca y municipios aledaños no disminuyen movilidad en las calles, pese a semáforo rojo

Dobles filas de vehículos, calles abarrotadas de puestos ambulantes y un nutrido número de gente paseando, haciendo compras o simplemente de paso, son ya normales en las calles del Centro de la capital del estado, pese a que éste aún se mantiene, de acuerdo con las autoridades federales de salud, en semáforo rojo.

La situación de normalidad no solo en el primer cuadro de la ciudad, sino en varios municipios de la zona conurbada y de otras regiones, es preocupante, debido a que para la Secretaría de Salud Federal, Oaxaca sigue en semáforo rojo debido al alto riesgo de propagación y contagio que existe en la entidad por el coronavirus (COVID-19). 

Sin embargo, la población se ha mostrado un tanto indiferente al riesgo y, desde el pasado 15 de junio, es visible el aumento de movimiento en las actividades comerciales y no esenciales. Y aunque contagiarse aún es probable, algunos ciudadanos consideran que con las medidas sanitarias adecuadas, basta para no enfermarse.

"Estamos hartos del encierro"

"Al parecer ya nos valió, pero creo que también al parecer lo más difícil ya pasó. Ya ahorita se ve más gente y pues es normal ¿no?... ya es bajo nuestra propia responsabilidad si salimos. Y si es así, pues ya sabemos a lo que nos arriesgamos, nomás nos queda cuidarnos", comentó el señor Agustín, quien también se dijo ya un poco ‘harto’ de la situación. 

"Creo que no nada más yo, somos muchos los que ya estamos hasta acá (señala su cabeza) de esto, del encierro, de que esté todo cerrado, que no se pueda ir a ningún lugar ni hacer actividades como deportes, pues… coronavirus aquí, coronavirus allá, ya cansa solo escucharlo. Soy de la idea de que hay que salir, pero cuidarnos", apuntó.

Por otra parte, también hay ciudadanos que justificaron el andar por las calles debido a su trabajo o a que tuvieron que salir a hacer compras de productos indispensables. La despensa, algún antojo o una visita inesperada, son razones para que la gente salga a las calles; eso sí, con cubrebocas y extremando medidas. 

"Pues tratamos, tratamos de respetar lo más que se puede las reglas de la sana distancia, del quédate en casa, traer cubrebocas; pero, por ejemplo, ahorita que nos viniste a encontrar aquí, pues es porque tenemos visitas; entonces, pues hay que preparar algo de comer y venir a comprar, ni modo de tenerlos ahí nada más", platicó Miriam, quien junto a su hermana, caminaba por el mercado Benito Juárez.

Y respecto al hecho de que ya haya más gente en las calles y llevando a cabo casi con completa normalidad sus actividades, aunque estas sean consideradas no esenciales, afirmó que "es válido, yo creo que es válido ya dejar que salgamos a generar, a mover un poco la economía. Muchos se quedaron sin trabajo y es verdad que ya no aguantan esta situación, no les puedes seguir pidiendo que se encierren en su casa".

Solo el Zócalo, confinado

La mayoría de calles del primer cuadro de la ciudad lucen ya con afluencia de gente; son pocas las zonas que continúan en confinamiento y bajo vigilancia policial. Una de ellas y la más importante es el área que alberga al Zócalo, a la explanada de la Catedral y la Alameda de León. La cinta precautoria de color amarillo, aún prohíbe el paso.

Algunos ciudadanos, como el señor Manuel, anhelan el regreso por completo a la normalidad. "El Llano ya está abierto, ya nomás falta que nos abran aquí, que nos abran las deportivas, las canchas, que nos dejen volver a jugar… que esté cerrado todo esto, claro que afecta. Al menos aquí sí y mucho, lo digo por el turismo, que no lo dejas pasar a ver la arquitectura y lo bello que es nuestra ciudad de Oaxaca", dijo. 

En ese sentido, manifestó su alegría por ver a más gente salir a la calle con las medidas debidas. "Mira, yo creo que está bien, siempre y cuando nos cuidemos. Para morir, de cualquier cosa, hay riesgo hasta comiendo. Está bien, el virus está, pero no podemos dejarnos amedrentar y encerrarnos en casa. Mira nuestra ciudad, es para disfrutarla, para vivirla y encerrados, pues no",  concluyó don Manuel.

Hasta el momento, se tiene conocimiento de que la entidad permanecerá una semana más en semáforo rojo y, una vez cumplido ese periodo, podrá hacer la transición a color naranja, en donde, según especialistas, el riesgo de contagio disminuirá.