Gladiadora Kali, en la lucha por la falta de trabajo

Es madre de familia, estudiante y profesora de educación pre-escolar

La luchadora Kali, quien en varias ocasiones ha visitado Oaxaca, es una de las integrantes de la lucha libre mexicana que atraviesan por una difícil situación ante la falta de trabajo por el aislamiento ante la pandemia del COVID-19.

Aunque en su caso, no sólo es la falta de actividad en el cuadrilátero sino también abajo de éste, ya que ella es profesora de educación pre-escolar en una institución privada, por lo que desde que comenzó la cuarentena, no ha podido recibir salario alguno.

“Me afectó en todos los ámbitos, desde que comenzó la suspensión de actividades no he podido recuperar el trabajo, entonces, lógicamente al no haber clases y entenderse también el hecho de que ahorita no hay dinero, no nos han pagado”, comentó en breve entrevista con Xtremo Deportes.

Así también, lógicamente, la suspensión de las acciones de la lucha libre también representa la falta de ese ingreso extra que tenía; además, la inactividad, propicia la reducción del trabajo físico en forma y la escasa práctica de la técnica.

“En el ámbito luchístico se pararon entrenamientos, funciones, conferencias; el ejercicio en casa está pero no es lo mismo y lógicamente en el hogar no puedes tener la misma preparación, entonces, cuando se regrese a la “nueva normalidad”, tengo que empezar a entrenar muy fuerte para recuperar puntos importantes en el aspecto físico”, indicó.

COMPARTE SU LUCHA

Por otro lado, Kali, quien es madre de familia y estudiante, compartió parte de su promisoria carrera en el pancracio, de la cual es heredera de una tradición familiar en este deporte de “costalazos”, en una interacción en vivo a través de redes sociales.

Las féminas compartieron en Pro Lucha Femenil los motivos o situaciones circunstanciales que las convencieron para incursionar en la lucha libre, ya que en la charla participaron otras notables gladiadoras de talla nacional como Karina, Malcriada, Z Star y Sacmi.

Dentro de los momentos más difíciles que ha atravesado Kali, mencionó que fue el haber perdido el Campeonato Mundial de la WWS México, título nacional exclusivo para la rama femenil, esto, por un exceso de confianza, “era algo que no me esperaba”, expresó con incredulidad y cierta molestia aún.

Para la “nueva normalidad”, Kali buscará alcanzar nuevos retos, como es volver a conquistar un campeonato y seguir entregándose en el encordado con el fin de estar cada vez más en el gusto del público por su desempeño en el ring.

SU CAMINO

Cabe recordar, que Kali desde su niñez y adolescencia comenzó a probar las diferentes técnicas de la lucha libre inspirada por su padre, Geométrico, quien ha sido un destacado gladiador.

Kali conjuga el papel esposa, madre de familia, luchadora profesional y alumna de la carrera de psicología.

Fue a los 12 años de edad cuando empezó a practicar la lucha libre de manera constante y conforme avanzó el tiempo incrementó la disciplina de preparación hasta llegar el momento de enfilarse a su debut, lo que requirió año y medio de arduos entrenamientos.

Hace poco más de un año, Kali obtuvo otro de los títulos más importantes de la vida al convertirse en madre.

Y es que el ring no sólo encontró su mayor pasión deportiva, también al amor, a su hoy esposo, el también luchador Quetzal.