Atrapado en el temblor

Consultorio del alma, Cuenta Conmigo

El martes 23 de junio, a poco menos de tres meses de que se cumplieran tres años de cuando la tierra retumbó, a las 10:29 horas, tiempo del centro de México, el movimiento nuevamente nos dijo: estoy aquí. Al día siguiente se registraban daños en 97 municipios y 10 pérdidas humanas.

En aquella ocasión, cuando acudimos en apoyo al Istmo de Tehuantepec, escuchamos un sinnúmero de historias que narraban los momentos de angustia durante y después del terremoto. Hace unos días, un querido amigo me hizo llegar un breve escrito que realizó horas después del sismo que tuvo su epicentro a 12 kilómetros de la Crucecita, con la leyenda "creo que puede servirte para una nota del periódico".

Tras las rejas

Cabía la posibilidad de que mi vecino fuera la última persona que me viera con vida, atrapado como estaba adentro de la casa. El temblor era cada vez más violento y yo había dejado las llaves en la planta alta, así que sólo pude abrir la puerta de la calle, pero era imposible abrir la reja que la protegía y que en este caso la hacía de trampa mortal conmigo dentro.

A través de la reja pude ver a mi vecino instalado en el área de seguridad a la que no podía llegar, así que lo vi y no me quedó más que sonreír, o al menos intentarlo, casual, conservando la calma en el quicio de mi puerta, mientras que todo se sacudía. Así tuve que esperar segundos eternos a que amainara la cosa. ¿Ir por la llave? ni siquiera contemplé esa posibilidad.

No me imaginaba dando vueltas en la planta alta de una casa que amenazaba con desmoronarse. Luego me enteré de que pararse en el quicio de la puerta tampoco es la mejor de las ideas; lo era cuando los muros medían un metro de ancho, no ahora que los rebasa la palma de mi mano.

Del susto no pasó

Para muchos y por fortuna, del susto no pasó; no así para quienes vieron sus casas fracturadas, fachadas caídas o perdieron a un ser querido. Por otro lado, esto vino a trastocar la llamada nueva normalidad, pues golpeó el estado anímico de quienes guardan en la memoria lo vivido el 7 de septiembre de 2017 y de aquellos que el coronavirus los sometió a estados de ansiedad y que se encontraban por salir de ello.

Atención gratuita

Si eres de las personas que se han visto rebasadas por los últimos eventos y la angustia te impide retomar tus actividades, no dudes en buscar ayuda profesional; puedes llamar a los números telefónicos del Instituto, donde brindaremos atención de manera gratuita a quienes no cuenten con los recursos económicos.

Recuerda

Hemos preparado un espacio de orientación, titulado Charlas en cuarentena, que se transmite de lunes a viernes en punto de las doce del día a través de www. http://mixlr.com/radiounivas. ¡No te lo pierdas!

¿Quieres saber más? Pide informes y ¡Hazte escuchar por un psicoanalista del INEIP A.C.!

Síguenos en Facebook: Instituto de Estudios e Investigación Psicoanalítica A.C.-INEIP o llámanos al 951 244 70 06 / 951 285 39 21.

seip.sc.psic@gmail.com