Amaury Vergara, ilusiona con su Rebaño

GUADALAJARA, Jalisco.- Amaury Vergara mantiene firme la encomienda de su padre Jorge Vergara (QEPD).

Hace un año, le cedieron el mando de Chivas, en donde lo primero que encontró fue un conflicto de valores y de identidad.

A las horas de llegar al puesto, despidió a José Luis Higuera, entonces director general y quien fuera mano derecho de su padre.

A partir de ahí, comenzó la reestructuración y trajo a Ricardo Peláez para que se encargara de la parte deportiva del cuadro varonil, además de respaldar a Nelly Simón para el equipo femenil.

Amaury tiene claro que para construir un club ganador, la base son los valores y un sentido de pertenencia.

"Para mí Chivas es la identidad de un país en la cancha. Es el colectivo de lo que significa ser mexicano en 11 jugadores. Chivas es constantemente esa lucha por seguir poniendo en alto de quiénes somos como mexicanos.

"El objetivo de Chivas es afectar de manera positiva en las personas y que el Club Guadalajara sea esa inspiración para que cada persona quiera convertirse en un mejor ser humano. Es trascender, definitivamente", dijo Amaury ayer en un video publicado por la cuenta de las Chivas.

Luego de limpiar la casa, regresó a los cimientos. Se respaldó en sus asesores y del Consejo Administrativo de Grupo Omnilife-Chivas.

El apoyo a los jóvenes ha sido uno de sus aciertos, por eso en la reestructura que inició también incluyó a las Fuerzas Básicas.

Para el Clausura 2020, hizo una inversión histórica y contrató a Cristian Calderón, Jesús Angulo, Alexis Peña, José Madueña, Uriel Antuna y José Juan Vázquez, quienes se unieron al regreso de José Juan Macías.

Amaury y Peláez apostaron por la continuidad del técnico Luis Fernando Tena, de quien espera los lleve a consolidar el proyecto y conseguir títulos.

La cereza en el pastel en el primer año al frente de Chivas fue el préstamo de la delantera Rubí Soto al Villarreal de España.

Los retos son volver a la Liguilla de manera frecuente y buscar los números negros en el Rebaño, tras la inversión hecha para el torneo y la crisis económica que atraviesa la industria.