Desmantelaron sistema contra incendios del Mercado de Abasto de Oaxaca, denuncian bomberos

ANA LILIA PACHECO ANA LILIA PACHECO

Luego del incendio suscitado en el Mercado de Abasto de la ciudad de Oaxaca de Juárez, la causa real del percance aún no ha sido determinada; lo que es real, son los hechos, que indican que la destrucción de algunos locales y la afectación al patrimonio de varios comerciantes fueron cuantiosas.

Sin embargo, al voltear hacia atrás y ver las dificultades que enfrentaron los bomberos que acudieron a atender el llamado, surge la duda de cómo se pudo actuar de mejor manera. La respuesta, la da el capitán Manuel Maza Sánchez, director del Heroico Cuerpo de Bomberos de Oaxaca (HCBO).

“Cuando este mercado se crea, tiene un sistema contra incendios, este sistema yo lo revisé hace algunos años y desafortunadamente me di cuenta que está totalmente desmantelado”, afirmó.

Es decir, la tragedia del pasado miércoles 29 de mayo pudo haber sido menor; sin embargo, comerciantes establecidos a través del crecimiento irregular y la sobrepoblación de locales al interior del mercado, se encargaron de atentar contra aquello que, visto lo visto, pudo haber salvado sus negocios.

“El equipo que hay para aventarle la presión, el hidroneumático, está totalmente desmantelado; toda la tubería que hay alrededor del mercado, donde están ahora los comedores y lo que eran los anaqueles donde se ponen las mangueras, ahora sirven para poner tazas, platos y vasos”, contó el director del HCBO.

Esa depredación por parte de los locatarios, en su afán por tener un espacio al interior del principal centro de operaciones comerciales del estado, los movió a vandalizar y destruir el sistema contra incendios del mercado; a ello se suma la falta de orientación y capacitación de la administración para el correcto uso del sistema de emergencia.

“Desde donde sale la tubería empezamos a seguir y sí, está bien diseñado, está bien hecho, es un sistema contra incendios bien pensado, pero lógicamente poco a poco fueron quitando los hidrantes, las tomas secas y las bocas para conectarse. El sistema es funcional, no es obsoleto y ahí está; sin embargo, fue destruido por la misma gente que llegó ahí”, apuntó.

Tubos cortados, equipo lleno de telarañas, sarro u óxido, o simplemente maquinaria dañada o sin piezas, quedaron como resultado del crecimiento anárquico en el número de locales del mercado de abasto de Oaxaca.

“Al sistema hidroneumático le quitaron la bomba por lo mismo de que había que construir locales, casetas y reducir pasillos o invadirlos; eso ha ido creciendo de manera anárquica y esa anarquía es la que trae como resultado lo que ya vimos con el incendio”, concluyó Maza Sánchez.