Ante amenaza de COVID-19, templos seguirán cerrados

TEHUANTEPEC, Oaxaca.- Directivos de la Iglesia Nacional Presbiteriana (INP) de México, exhortaron a ministros y ancianos de las iglesias cristianas o evangélicas, a no abrir todavía sus templos para los servicios de adoración dominical ni entre semana, hasta tener la completa seguridad de que no se arriesga la vida de las familias.

En la circular 0043 del 26 de mayo de 2020, girada a las iglesias jurisdiccionadas a la INP de México, el presbítero Edwin Vásquez Ramos, secretario interino de Asamblea General, expone la preocupación que existe en todo el campo denominacional por la pérdida de pastores y ancianos de las iglesias, así como el número de contagios de COVID-19 que cada día crece entre los miembros de las iglesias congregaciones locales.

Ya hay casos de contagio entre fieles

En las iglesias hay miembros que sufren los efectos dolorosos del contagio del virus, además del aislamiento y la angustia de sus familiares.

Y esto, sin incluir la cantidad de pastores y miembros de otras denominaciones hermanas que también han fallecido por el nuevo coronavirus.

"Como pastores y ancianos de nuestras iglesias y congregaciones locales, Dios nos ha dado el gran privilegio de ser los dirigentes espirituales de los miembros que las integran".

"No abrir los templos para los servicios de adoración, no atenta contra la fe en la segura y completa protección del Señor, pero sí habla de nuestra responsabilidad y sentido común de no colocarnos en una situación de grave riesgo".

Comunidades religiosas suspendieron sus celebraciones o restringieron el número de asistentes a sus templos desde marzo, en obediencia a las disposiciones oficiales para controlar la transmisión del COVID-19.

Los servicios espirituales serán por redes sociales

A causa de la pandemia, los templos cristianos permanecen cerrados, pero como muestra de su fe los miembros de las iglesias y líderes evangélicos celebrarán reuniones de oración a través de las redes sociales.

La pandemia impidió que las familias en Cristo acudieran a sus iglesias, pero los fieles recibieron la palabra de sus ministros religiosos a través de redes sociales en la hora habitual de sus reuniones.

Los cristianos o evangélicos celebraron el Domingo de Ramos recordando al Mesías que habría de llegar para redimir del pecado a la humanidad en su naturaleza humilde como lo anunciaron los profetas.